demencia senilA) POTENCIACIÓN DE LA FUNCIÓN CEREBRAL
La Acetil L-Carnitina parece mejorar el metabolismo energético en los centros nerviosos cerebrales (neuronas), potencia la actividad de la acetileolina y ayuda a eliminar los residuos celulares en el cerebro.

B) TÓNICO CARDÍACO
La carnitina potencia la conversión de los ácidos grasos (la fuente de energía preferida del músculo cardíaco) en energía.

C) REDUCTOR LIPÍDICO
La investigación muestra que la carnitina reduce los niveles de colesterol y triglicéridos, a la vez que mejora el cociente entre el colesterol HDL (“bueno”) y el colesterol LDL (“malo”).

D) POTENCIACIÓN DE ENERGÍA
Este nutriente es necesario para que los ácidos grasos penetren en las mitocondrias, el centro metabólico de las células, y sean quemados liberando energía.

Usos potenciales de la ALC:
• Mejoría de la memoria y agudeza mental (especialmente en adultos ancianos)
• Demencia senil y enfermedad de Alzheimer
• Aterosclerosis
• Angina
• Miocardiopatía
• Arritmia cardíaca
• Reducción del colesterol y los triglicéridos
• Hígado graso
• Enfermedad hepática grasa
• Debilidad muscular
• Control del peso
• Resistencia aeróbica mejorada al ejercicio.

Observación: Si se busca potenciar la función cerebral, se prefiere la ALC a la 1-carnitina. Cuando se utiliza para mejorar la salud cardiovascular, se considera que la l-carnitina es más adecuada.

Ingesta recomendada:
250 – 1000 mg al día (tomados en ayunas)

Precauciones:
Algunos informes han sugerido que en situaciones de embarazo o lactancia, debería evitarse IaALC a menos que lo acon¬seje un profesional de la salud cualificado.

Bibliografía:
Amenta F, el al, Arch Cerontol Geriatr (Netherlands), 9, 2, 1989, pp 147-153. Arrigo A, el al, Clinical trials Joumal (UK), 25 Suppl 1, 1988, pp 47-56.
Bartels G, el al, Am J Cardiol, 74, 1994, pp 125-130.
Bella R, el al, Int J Clin Pharmacol Res, 10, 6, 1990, pp355-360.
Bremer J, Physiol Rev, 63, 1983, pp 1420.1480.
Bresolin N, el al, I Neurol, 231, 1984, pp 170.175.
Broquist H, Fed Proc, 41, 12, 1982, pg 2840.
Calvani M, el al, Ano NY Acud Se¡, 663, 1993, pp 483-486.
Campi N, el al, Clin Ther, 12, 4, 1990, pp 306-314.
Cherchi A, el al, Int I Clin Phartn Ther Tox, 23, 1985, pp 569-572.
Davini P, el al, Dmgs Exp Clin Res. 18, 1992, pp 355-365.
Dragan G, el al, Physiologie, 24, 1988, pp 231-234.
Garzya G, el al, Dmgs Exp Clin Res (Switzerland), 16. 2, 1990, pp 101-106.
Pracare H, Drugs Expetl Clin Res, X (6), 1984, pp 413-420.
Kosolcharcen P, el al, Curr Ther Res, 30, 1981, pp 753-764.
Laguzzi F, el al, Arch Med Interna (Italy), 44, 2, 1992, pp 133-136.
Orlando G and Rusconi C, Clinical Trials Joumal, 23, 1986, pp 338-344.
Paulson D, el al, Cardiovascular Research, 20, 1986, pp 336-341.
Sabba C el al, Eur Heart 1, 15, 1994, pp 134R-1352.
Sachan D, el al, Am J Clin Nutr, 39, 1984, pp 738-744.
Scrofani A, el al, Clin Trials Joumal, (UK), 25, Suppl I, 1988, pp 65-71.
Sershen H, el al, J Neuros’ci Res, (USA), 30, 3, 1991, pp 555-559.
Tempesta E, el al, Drugs Under Experimental Clinical Research, 13, 7, 1987, pp 417-423.
Vacha G, el al, Am J Clin Nutr, 38, 1983, pp 532-540.

Información facilitada por Solgar España