El Ácido Fólico (Vitamina B9): Una Vitamina Esencial para la Vida

¿Qué es el ácido fólico?
El ácido fólico es una vitamina del complejo B que puede ayudar a prevenir defectos de nacimiento en el cerebro y la médula espinal denominados defectos del tubo neural (Neural Tube Defects–NTD) cuando se ingiere principalmente antes del embarazo y durante las primeras semanas del mismo.

embarazo¿Por qué debo tomarlo?
Los estudios demuestran que las mujeres que consumen la cantidad recomendada de esta vitamina desde antes de la concepción y durante el primer mes del embarazo pueden reducir el riesgo de tener un bebé con defectos de nacimiento en el cerebro y la columna vertebral, los NTD’s.

Los NTD’s más comunes son la espina bífida y la anencefalia. La espina bífida es una de las causas principales de la discapacidad infantil. La anencefalia consiste en un serio subdesarollo del cráneo y del cerebro en el recién nacido. Los estudios también sugieren que el ácido fólico puede ayudar a prevenir algunos otros defectos de nacimiento.

Se sabe también que el ácido fólico juega un papel fundamental en el proceso de la multiplicación celular, por lo tanto es altamente interesante tomarlo durante el embarazo. En un estudio se descubrió que las mujeres a quienes les faltaba ácido fólico tenían mayores probabilidades de dar a luz a un bebé prematuro y de bajo peso al nacer.

¿De dónde se obtiene el ácido fólico?
La cantidad recomendada de 200 a 600 mcg de ácido fólico diarios la podemos encontrar en la escarola, en la endiva, en las espinacas, y también en los cereales en general, principalmente en la avena, así como en aguacate, en legumbres como las lentejas, habas verdes, y en frutas como la naranja. Toda mujer debería consumir 400 microgramos de ácido fólico diariamente. La dieta común de muchas mujeres no aporta generalmente más de 200 microgramos. De acuerdo a esto, se recomienda el uso diario de un complejo multivitamínico que contenga 400 microgramos de ácido fólico. Su administración debe combinarse con la vitamina B12 el de proporción de 1 a 1.

Es recomendable que una mujer aumente su consumo de ácido fólico una vez que haya quedado embarazada. Los estudios han demostrado que la ingestión de una dosis mayor de ácido fólico por día durante el mes previo y los primeros meses de gestación, puede reducir el riesgo de que un feto sufra NTDs en un 70%. De todos modos, es importante que el consumo diario de ácido fólico por parte de la mujer no supere los 1000 microgramos diariamente.

El ácido fólico beneficia a hombres y mujeres de cualquier edad. Se sabe que el ácido fólico cumple un papel importante en la producción de glóbulos rojos. En ocasiones, las personas que tienen deficiencias de ácido fólico desarrollan un tipo específico de anemia.

Estudios recientes sugieren que el ácido fólico ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares. Las personas que poseen una cantidad elevada de una toxina llamada homocisteína en la sangre corren un mayor riesgo de contraer este tipo de enfermedades. La ingestión de ácido fólico disminuye la presencia de esta toxina en el organismo, reduciendo así el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

La ingestión regular de ácido fólico puede reducir las posibilidades de aparición de diversos tipos de cáncer como el del cuello del útero y el del colon.

El ácido fólico o la folacina funciona conjuntamente con las vitaminas B-12 y C, en la utilización de proteínas, y juega un papel importante en la formación del grupo hemo, la proteína que contiene hierro en la hemoglobina, necesaria para la formación de los glóbulos rojos. Parte del ácido fólico es producido por la flora intestinal. El ácido fólico es esencial durante el embarazo para prevenir defectos en el tubo neural del feto en crecimiento.