salicariaDescripción
La salicaria es una planta herbácea de cepa perenne que todos los años echa vástagos nuevos; éstos, si se dan buenas condiciones de terreno, pueden alcanzar 1 ó 2 metros de altura. El tallo es erecto y las hojas ovales, lanceoladas y opuestas, cuyas flores terminales se agrupan en espigas compactas compuestas por ramilletes de florecillas de color rojo. El fruto es una cápsula pequeña, encerrada en el tubo del cáliz y con muchas semillas diminutas.
Se cría cerca de zonas húmedas, a orillas de ríos y arroyos, en prados muy empantanados, etc. Se puede ver por toda la península e islas Baleares.

Aplicación
Los principales componentes de esta planta son materias tánicas, glucosa, sacarosa, mucílago, diversos ácidos orgánicos y un compuesto llamado fitosterina. También contiene sales de hierro. Es una planta muy astringente, de gran eficacia en el tratamiento de la disentería, así como para combatir diarreas infantiles. Ejerce también como buen antiséptico y es ligeramente hemostático, esto es, que es capaz de cortar una hemorragia pequeña, como un sangrado de nariz. En uso externo se puede emplear como antiséptico y cicatrizante.

En la antigüedad, esta planta era muy apreciada por sus virtudes, sobre todo en casos rebeldes de diarreas: después de probar inútilmente con todos los remedios de la época, se recurría a la salicaria, que daba excelentes resultados.

Asimismo, se aseguraba en las recomendaciones de la época que era mejor tomarla en cocimiento que en infusión, ya que con esta última forma farmacéutica no se conseguían extraer los principios activos en toda su riqueza. Frecuentemente se administraba la planta en forma de lavativa, sobre todo en niños.

Administración.
.- Hoja fresca. Para cortar las hemorragias nasales se introduce en la nariz una hoja picada fresca. Si la hemorragia no es muy fuerte, se detendrá rápidamente.
.- Cataplasma. Se recoge un buen puñado de sumidades floridas y hojas tiernas; se lavan, escurren y machacan, para posteriormente colocarlas sobre una gasa. Esta cataplasma se aplica sobre heridas, llagas y úlceras, favoreciendo con ello la cicatrización de las mismas.
.- Decocción. Se hierven durante un par de minutos 100 g de sumidades floridas en 1 litro de agua; una vez templado, se cuela a a través de un pedazo de tela de lino, exprimiendo bien las flores. Con el líquido resultante se practican lavados de heridas antes de vendarlas.salicaria.jpg
.- Infusión contra la diarrea. En un litro de agua hirviendo se vierten 40 g de sumidades floridas. Transcurridos 15 minutos, se filtra el líquido. Se puede administrar hasta 6 veces al día en una taza grande. También es posible preparar un jarabe de salicaria para el tratamiento de la enteritis infantil: para ello se reducen a polvo 50 g de sumidades floridas y se vierten en una taza de agua hirviendo; después de un día, se filtra el líquido y se añade el jarabe que se obtiene tras hervir 250 g de agua con 650 g de azúcar. La mezcla se debe realizar en frío. Se pueden tomar 50 g de jarabe al día.

Floración
Florece de junio en adelante e incluso antes en algunas zonas del sur. Con fines terapéuticos se utilizan las sumidades floridas y en algunas ocasiones las hojas. La recolección debe hacerse durante el verano o a finales de la primavera. El desecado se realiza rápidamente a la sombra y en un lugar muy ventilado.