fresalDescripción
Fresal, planta vivaz que año tras año nos deleita con su agradable fruto, que aparece una vez entrada la primavera.

Posee raíces de color parduzco, de las que parten una especie de tallos de color marrón, en cuyos extremos se localizan las hojas en número de tres; estas hojas poseen un perímetro extremadamente dentado y presentan asimismo una nerviación muy acusada en la parte del envés.

Además de los tallitos donde se localizan las hojas, se pueden observar otros que no las presentan; éstos últimos se sitúan a ras del suelo y van creciendo, creando de tramo en tramo una serie de raíces de las que de nuevo surgirán hojas y, en definitiva, otra planta. Ésta es una forma de crecimiento, a la vez que la propia planta gana terreno para su desarrollo.

Aplicación
Contiene gran cantidad de taninos, que se encuentran en el rizoma y en la raíz de la planta de la fresa, por lo que se emplean para combatir casos de diarrea.
También es astringente y posee una cierta acción hemostática.

Tiene ácido silícico, mucílago y sales potásicas, que le proporcionan acción diurética y antirreumática, por lo que su empleo está indicado en procesos de gota, litiasis urinaria, hiperuricemia y cistitis.

Administrado por vía oral, colorea las heces y orina de un color rojizo, debido a la eliminación de pigmentos que contiene, luego no tiene por qué indicar ninguna otra patología añadida.

Administración.fresal.jpg
.- Decocción de las raíces o rizoma. Se añaden 20 gramos a un litro de agua, dejándolo hervir durante media hora. Después de filtrar, del líquido obtenido se puede tomar una taza al día para conseguir un efecto antidiarreico y mejorar las infecciones gastrointestinales.

.- Polvo de planta. Se puede tomar hasta seis gramos de polvo de la planta triturada al día, para lograr un efecto diurético.

.- Decocción de las hojas. Se añaden treinta gramos a un litro de agua, dejándolo hervir durante diez minutos. El líquido obtenido después de filtrar se emplea como colutorio o en forma de gargarismos para calmar amigdalitis, faringitis y casos de gingivitis. También se pueden realizar lavados vaginales, recomendables en caso de vaginitis..

Floración
La floración se produce en los meses comprendidos entre abril y julio, dando lugar a una flor de color blanco.

La recolección con fines medicinales se hace seleccionando las hojas cuando la planta ya ha florecido; las hojas se extienden a la sombra para facilitar su secado, conservándose en recipientes cerrados, protegidos de la luz, almacenados en lugares frescos y ventilados.

Las raíces y los rizomas también se recolectan, en primavera y otoño, y deben conservarse en las mismas condiciones que las hojas.