El epilobio, cuyos nombres comunes de Laurel de San Antonio o adelfilla, corresponden a diferentes especies del género Epilobium, tales como  Epilobium angustifolium L., E. parviflorum Schreb., E. hirsutum L., E. montanum L., E. roseum Schreb. y otras especies de flores pequeñas de este género, agrupándose en la actualidad dentro de la familia Onagraceae.

EpilobioEn general se trata de plantas vivaces, con tallos rollizos, derechos, que pueden llegar a 1 m de altura, cubiertos de un vello muy suave, al igual que las hojas. Éstas, en la parte basal son opuestas, dos en cada nudo, pero después en la parte superior aparecen desacopaldas, carecen de peciolo, son lanceoladas y finamente dentadas en los bordes. Las flores nacen de una en una en la axila de las hojas superiores y una vez abiertas tienen unos 2 cm de anchura, con un color entre el rosado y el púrpura, aunque a veces, de modo excepcional, aparecen plantas con flores blancas; se componen de cuatro sépalos y cuatro pétalos. Los estambres son ocho, de longitud algo desigual (cuatro largos y cuatro cortos). El estilo surge del centro de la flor y acaba en cuatro estigmas en el ápice. El fruto es una cápsula con numerosas semillas de color marrón, con pelos sedosos para ayudar a su dispersión por el viento.

Son plantas abundantes en zonas templadas del hemisferio norte, con apetencia por los suelos calcáreos o levemente ácidos con cierta humedad: linderos del bosque, orillas de acequias y arroyos, campos abiertos o terrenos quemados después del fuego.

Florece de junio a septiembre.

Ya Dioscórides en su obra De Materia Medica, en el libro 4, sección 117, refiriéndose a la especie E. angustifolium, señala que “la raíz, larga, blanca, la cual, después de seca, exhala un olor a vino.” “La infusión de la raíz bebida por los animales salvajes tiene la virtud de amansarlos. Si se aplica en emplasto, alivia las llagas malignas.” Su nombre en griego ὀνάγρα (onagra), significa cepo de asnos, porque al comerla se quedan tranquilos, según explica el propio Disocórides.

Hace algo más de un siglo, las hojas de epilobio eran a menudo utilizadas para adulterar el té, e incluso se vendían en determinados países europeos con el nombre de “té de Kaporie”.

En la actualidad, la parte que reviste más interés terapéutico son las sumidades floridas, aunque puede utilizarse la planta entera.

En todas las especies de Epilobium se ha detectado la presencia de flavonoides, siendo los más importantes derivados del kaempferol, quercetol y miricetol (especialmente miricetin 3-O-ß-glucurónido). Se han aislado en algunas de estas especies esteroles como el sitosterol, así como de sus glucósidos y ésteres: sitosterol-3-glucósido, acil-sitosterolglicósido y palmitato de ß-sitosterol. Presentan así mismo un elevado contenido en taninos elágicos macrocíclicos: oenoteínas A y B (10-14 %).

También es una buena fuente de vitamina C y betacarotenos.

Presenta una acción antiinflamatoria, mediada por la inhibición de la síntesis de prostaglandinas. El miricetin 3-O-ß-glucurónido y la oenoteína B, son los principales principios activos responsables de esta actividad, presentando también una acción antioxidante.

La oenoteína A y más específicamente la B, presentan acción antiadenomatosa prostática, al inhibir la actividad de la 5α-reductasa y la aromatasa, implicadas en la etiología de la hiperplasia benigna de próstata. Se ha comprobado así mismo, mediante ensayos con cultivos celulares, y en modelos animales, que los extractos de estas plantas presentan también actividad citotóxica frente a determinadas líneas celulares tumorales. Esta actividad parece deberse principalmente al contenido en oenoteína B.

El extracto de planta entera E. angustifolium ha demostrado actividad antibacteriana frente a varias bacterias gram-positivas y negativas (Micrococcus luteus, Staphylococcus aureus, Escherichia coli, Pseudomonas aeruginosa), en algunos casos inhibiendo el crecimiento bacteriano de modo más eficaz que la vancomicina o tetraciclinas.

Los extractos hidroalcohólicos y la fracción polifenólica de E. hirsutum mostraron actividad inhibidora del virus influenza y un aumento de las defensas inespecíficas.

El extracto metánolico de E. hirsutum muestra una elevada actividad antinociceptiva en modelos animales, superior al diclofenaco y comparable a la morfina.

Tradicionalmente se le atribuyen propiedades astringentes, debido a su contenido en taninos, así como demulcente.

Se emplea en el tratamiento de diarreas, gastroenteritis, y en general, todas las inflamaciones de la mucosa digestiva. Se emplea también en la hiperplasia benigna de próstata y en el tratamiento de síntomas urinarios asociados.

Así mismo está indicada popularmente en el tratamiento y prevención de la gripe, tos espasmódica y asma.

En enjuagues bucales y gargarismos se emplea en casos de estomatitis (inflamación de la mucosa bucal), gingivitis y faringitis, dejando una agradable sensación de frescor en la boca. Por vía tópica en heridas y ulceraciones dérmicas.

Infusión: 2,5-5 g de droga por taza, infundir 10 minutos y filtrar. Tomar entre 1-3 tazas diarias.

Extracto seco (5:1): 300 mg por cápsula, 1-3 al día.

Extracto fluido (1:1): 30-50 gotas, 1-3 veces al día.

Vía tópica: Extracto glicólico (1:5) en geles o cremas.

No se han descrito interacciones ni efectos secundarios a las dosis habitualmente recomendadas.  No emplear durante el embarazo y la lactancia salvo por prescripción de un profesional cualificado.

 José Daniel Custodio
Licenciado en Biología

Bibliografía 

  • Bartfay WJ, Bartfay E, Johnson JG. Gram-negative and gram-positive antibacterial properties of the whole plant extract of willow herb (Epilobium angustifolium). Biol Res Nurs. 2012 Jan;14(1):85-9.
  • Berdonces J.L. Gran Enciclopedia de las Plantas Medicinales. Madrid. Tikal: 1999.
  • Dioscórides P. De Materia Medica. Traducción de López A, Cortés F. Ediciones Universidad de Salamanca. Salamanca: 2006.
  • Ducrey B, Marston A, Göhring S, Hartmann RW, Hostettmann K. Inhibition of 5 alpha-reductase and aromatase by the ellagitannins oenothein A and oenothein B from Epilobium species. Planta Med. 1997 Apr;63(2):111-4.
  • Font Quer P. Plantas Medicinales. El Dioscórides renovado. 13ª edición. Labor: 1992.
  • Kiss AK, Bazylko A, Filipek A, Granica S, Jaszewska E, Kiarszys U, Kośmider A, Piwowarski J. Oenothein B’s contribution to the anti-inflammatory and antioxidant activity of Epilobium sp. Phytomedicine. 2011 May 15;18(7):557-60.
  • Pourmorad F, Ebrahimzadeh MA, Mahmoudi M, Yasini S. Antinociceptive activity of methanolic extract of Epilobium hirsutum. Pak J Biol Sci. 2007 Aug 15;10(16):2764-7.
  • Vanaclocha B, Cañigueral S. (Eds.) Fitoterapia: Vademécum de prescripción.4ª Edición. Barcelona. Masson: 2003.
  • Vitalone A, Guizzetti M, Costa LG, Tita B. Extracts of various species of Epilobium inhibit proliferation of human prostate cells. J Pharm Pharmacol. 2003 May;55(5):683-90.