CÁLAMO AROMÁTICO

En las zonas pantanosas de Europa y América crece una planta que mide entre medio metro y metro y metro, con hojas estrechas y lanceoladas. Se la conoce como Cálamo Aromático (Acorus Calamus, como fue denominada por Dioscórides).

En diversas culturas fue utilizado para la fabricación de rudimentarios “papeles” para escribir. Otras veces fue usado como droga psicotrópica por practicantes medievales de la brujería.

Cálamo aromático

Se conoce desde hace tiempo su propiedad como sedante, si bien siempre se señala la necesidad de controlar las dosis debido a las trazas de alcaloides que presenta.

La parte utilizada en la fitoterapia es el rizoma, un tallo subterráneo con varias yemas que crece de forma horizontal. Entre sus principios activos encontramos su aceite esencial, el cual le dota de un aroma característico, similar al de la mandarina.

Habitualmente se utiliza para casos de inapetencia, hipoacidez, gastritis, gases, ansiedad y en diversas afecciones genitourinarias. De la misma manera, se puede usar en problemas de sobrepeso y retención de líquidos.

Al tratarse de una planta con trazas de alcaloides, debe ponerse especial atención a sus contraindicaciones para evitar subsiguientes estados de intoxicación.

Como con todas las plantas con aceites esenciales, está contraindicado en embarazo y lactancia así como en niños menores de dos años. Es este mismo aceite esencial, es el que a dosis elevadas puede provocar alteraciones del sistema nervioso central debido a su toxicidad. Ciertos estudios que reconocen sus propiedades terapéuticas, advierten que si se sobrepasa la dosis recomendada, puede resultar carcinogénico, haciendo real la aseveración de Paracelso en la que apuntaba que “la diferencia entre la medicina y el veneno, se encuentra en la dosis”. Sin embargo no existe problema si éstas se respetan y se usa en tratamientos discontinuos.

Cálamo aromático

Si es ingerido en modo de infusión, la dosis recomendada por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Bizcaya y la Asociación Española de Médicos Naturistas, es de una cucharada de postre por taza tomando tres tazas al día.

Estos mismos estudios recomiendan de 1 a 3 gr al día si se ingiere en forma de polvo (preferiblemente en jarabe o cápsulas de 500 mg). De la misma manera, su dosificación en extracto fluido (1:1) debe ser de 15 a 30 gotas de una a tres veces al día, antes de las comidas.

También puede ser utilizado de manera externa, para lo cual se llevará a cabo una decocción de 20 gramos por litro, se hervirá durante diez 10 y se dejará macerar durante 6 horas, aplicándolo posteriormente en forma de compresas calientes.

En forma de tintura (1:10) se recomienda aplicarlo en forma de compresas tras ser diluido en agua.

Bibliografía: El Dioscórides Renovado, Pio Font Quer. Fitoterapia, Vademécum de Prescripción, Masson, Colegio de Farmacéuticos de Bizkaia y Asociación Española de Médicos Naturistas.

Por Rafael Sánchez
Naturópata
Madrid