bistortaDescripción:
Bistorta. Lo más característico de esta planta es su rizoma, con un doble retorcimiento que recuerda a la letra “S”, del que emergen unos tallos erguidos que, en buenas condiciones de cultivo, pueden llegar a alcanzar el metro de altura.

Tiene pocas hojas; las inferiores con un peciolo que las une con el tallo y una membrana denominada peciolo alado que desaparece en las hojas superiores. Todas ellas son de color verde oscuro en la parte del haz, mientras que en la del envés presenta una tonalidad verde azulada, debido sin duda a las vellosidades que aquí aparecen.

Aplicación:
Se usa como buen astringente por contener gran cantidad de taninos -entre el 15 – 20 % del peso total de la planta- por lo que su empleo es óptimo en caso de diarrea; como uso externo resulta un buen remedio para curar llagas y heridas.

Es rico en vitamina C, azúcares, almidón, ácido gálico y ácido oxálico entre otros, lo que aconseja su empleo como tónico general o reconstituyente.

Administración:
.- Decocción. Se prepara mediante 35 gramos de rizoma troceado y desecado que se añaden a un litro de agua hirviente, dejándolo en este estado durante cinco minutos. Transcurrido este tiempo se recoge el líquido filtrado, del que se pueden tomar tres tazas al día para prevenir diarreas, estomatitis, uretritis y ciertas cistitis.bistorta.jpg

.- Polvo de planta. Obtenido a partir del rizoma seco, se preparan cápsulas de medio gramo de las que se pueden tomar un total de seis cada día, repartidas en diferentes tomas, según los casos.

.- Decocción concentrada. Este preparado se hace concentrado para su empleo vía tópica sobre heridas más o menos abiertas, en forma de compresas y lociones; también puede emplearse en casos de aftas bucales y faringitis: el líquido obtenido se emplea en forma de gargarismos y colutorios de enjuague que, gracias a su acción astringente, al entrar en contacto con las afecciones bucales lleva a su curación. En baños e irrigaciones vaginales constituye un buen remedio en casos de vaginitis.

Para su preparación se partirá de 75 gramos del rizoma troceado y seco que se añadirá a un litro de agua hirviente, dejándolo en contacto durante quince minutos mientras prosigue su hervor; se empleará el líquido así obtenido.

Floración y recolección:
La época de floración abarca de mayo a julio, con una ligera coloración rosácea y en forma de espigas en el extremo superior del tallo.

Para proceder a la recolección se debe esperar hasta el otoño, cuando se recolecta el rizoma que -antes de realizar ninguna otra operación- se debe liberar de las raicillas que necesariamente salen de él; después se procede a un minucioso lavado, cortándolo de forma longitudinal para favorecer un rápido secado, preferentemente bajo el sol.