Flores de Bach
Curarse a uno mismo

La idea del Dr. Bach era que su sistema pudiese ser utilizado por todo el mundo para poderse tratar a sí mismo de sus dolencias y malestares, al estilo de un botiquin emocional que todos podemos tener en nuestra casa. Por ello, al contrario de lo que hemos oído siempre desde la medicina tradicional, el autotratamiento aquí es posible y recomendable, a la vez que inócuo.

La única premisa necesaria es, evidentemente, que la persona necesitará conocer como funcionan las Flores de Bach para poder regular los estados de ánimo simples que puede reconocer fácilmente y que, consecuentemente, no serán difíciles de equilibrar.

flores bachNormalmente, si el aspecto a tratar es más profundo, de base o complejo, sólo una persona muy trabajada interiormente será capaz de autotratarse y lo normal es que requiera, ni que sea de forma esporádica, la ayuda terapéutica. Lo cierto es que el camino del autoconocimiento es necesario en esta área y es ciertamente difícil, pero es la base de la evolución personal. No obstante, siempre podemos recurrir a un especialista si esto nos resulta difícil.

Pero, además, estados simples como un cansancio físico, unos días de pereza, una preocupación obsesiva, un remordimiento, un día de mal humor, etc… sólo requerirá unos días de tratamiento.

Por tanto, estamos hablando de un tratamiento a corto plazo, que requerirá la aplicación de una o pocas flores que se realizarán normalmente directamente de la botella de 10 ml. que se comercializa.

Para ello, tomaremos dos gotas directamente de la botella  (notaremos un fuerte sabor a coñac) o bien diluidas en un vasito de agua. Lo habitual es tomarlas cuatro veces al día, pudiéndose aumentar el número de tomas sin ningún problema, si bien un número mayor de gotas por toma no nos dará mejores resultados.

Si la persona necesita varias flores, podrá prepararse una mezcla en una botella de tratamiento o gotero, pues esto significa que la persona no está en un momento puntual, sino que es susceptible de un tratamiento a largo plazo, lo cual normalmente requerirá de ayuda externa.

El tiempo que la persona necesitará seguir tomando la flor dependerá de cada uno,  básicamente hasta que la persona se sienta bien. Si toma una botella de 10 ml. entera (unas tres semanas) y todavía no ha solucionado su estado, seguramente significa que hay un problema más profundo y necesitará seguir una terapia floral.

En este caso, la persona puede ser que, todo y conociendo las Flores de Bach, necesite una ayuda externa para poder evolucionar en su problema. No obstante, la mayoría de veces estaremos hablando de personas que no conocen el sistema y que acuden a una terapeuta en busca de ayuda.

Las cuatro tomas se reparten de la siguiente forma :

Toma 1 – Lo primero al levantarse. Después de toda la noche, será necesaria para iniciar el día.

Toma 2 – A media mañana. Buscar el punto medio entre la hora de levantarse (1ª toma) y la de comer. No necesita un horario estricto.

Toma 3 – A media tarde. Tampoco necesita una puntualidad horaria.

Toma 4 – Al acostarse. La más importante. Durante un período de tiempo largo, no tomaremos flores, justo en un período en el que, durante el inconsciente de la noche, aparecerá todo lo que no lo ha hecho en el consciente del día. Uno de los comentarios de las personas que toman flores es que sueñan más, lo que significa que deban ser sueños molestos.

Jaume Queral Marco
Naturópata
Director de la Escuela Int. de Flores de Bach
Formador – Coaching Emocional