Hoodia gordonii es un cactus pertenecienta a la familia de las Asclepiadáceas. Tiene flores de color púrpura claro de aproximadmente 8-10 centímetros de diámetro, alcanza los 45 cm de altura, con un crecimiento muy lento. Hoodia gordoni es muy común en el desierto del Kalahari (en el sur de África), donde las elevadas temperaturas (alrededor de los 50ºC) permiten su floración. En nuestras latitudes crece con dificultad, de hecho no tolera temperaturas invernales infreriores a los 0-15ºC.

hoodiaEn el Sur de África (especialmente en Namibia, Botswana y Sudáfrica) viven un conjunto de tribus, que constituyen la población San, conocida desde siempre como “bosquimanos”.

La población San son una antiquísima población; están considerados como los primeros habitantes de la tierra y son conocidos por su capacidad de supervivencia en ambientes hostiles. Desde siempre han vivido de la caza y la recolección. La recolección se desarrolla a menudo en las regiones desérticas del Kalahari donde, a pesar de la aridez, crecen muchas plantas muy nutritivas, que la población San utilizan para su alimentación. Para afrontar largas y cansadas batidas de caza en el desierto sin sentir la sensación de hambre, la población San tradicionalmente integra su escasa alimentación disponible con pequeños fragmentos del cactus Hoodia ordonii. De hecho, la Hoodia, posee la facultad de reducir temporalmente el apetito.

Investigaciones científicas sugieren que la Hoodia actúa copiando el efecto de la glucosa sobre las células nerviosas del cerebro, aportando una sensación de saciedad y reduciendo de esta forma el apetito.

Estas características hacen de la Hoodia un ingrediente ideal para un producto que se asocia a un régimen dietético hipocalórico dedicado al control de peso.