Uno de los principales intereses de la nutrición en estos días es la calidad y la cantidad de grasas que ingerimos. 

Índice:

Introducción a los AGEs (ácidos grasos esenciales)

– ¿EPA o DHA?

– Sistema cardiovascular:

• triglicéridosy VLDL
• HDL
• vasodilatación arterial
• hipertensión
• trombosis
• arritmia y muerte súbita

– Cerebro, tejidos nerviosos y visión.

– Gestación, lactancia, infancia:

• déficits peroxisómicos
• desarrollo psicomotor
• desarrollo mental
• déficit de atención e hiperactividad
• dislexiay dispraxia

– Procesos inflamatorios:

• artritis reumatoide y osteoartritis
• asma, alergias y asma bronquial
• eccema, dermatitis atópica y psoriasis
• colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn y enfermedad inflamatoria intestinal (EII)
• hipersensibilidada los rayos UVA
• enfermedad de Raynaud

– Depresión, esquizofrenia, Alzheimer y demencia senil.
– Sistema inmunitario.
– Diabetes.
– Grasas para perder grasas.

Inicio

Introducción a los AGEs (ácidos grasos esenciales)

Uno de los principales intereses de la nutrición en estos días es la calidad y la cantidad de grasas que ingerimos. El reto actual es conseguir ingerir la proporción adecuada de ácidos grasos esenciales (AGE), ya que el cuerpo no es capaz de fabricarlos y sólo podemos obtenerlos a través de los alimentos:

– ácido oleico, representante y mayoritario de los co-9, contenido sobre todo en el aceite de oliva. Es un ácido graso monoinsaturado (18:lco-9, eso es, tiene 18 átomos de carbono y 1 doble enlace).

-ácido linoleico, representante de la serie 00-6, presente mayoritariamente en los aceites de semillas. Es un ácido graso poliinsaturado (18:2 00-6).

– y ácidos co-3, que se encuentran en los pescados, especialmente en los de tipo graso. Es un ácido graso poliinsaturado, en cuya serie se incluye el ácido alfa-linoleico (18:3 co-3), el ácido eicosapentaenoico o EPA (20:5 a)-3) y el ácido docosahexaenoico o DHA (22:6 co-3, es el que tiene mayor número de átomos de carbono (22) y dobles enlaces (6)).

Los estudios en la evolución de la dieta indican que los cambios más importantes han ocurrido en el tipo y cantidad de ácidos grasos esenciales y de antioxidantes en los alimentos. Los cambios ocurridos en los últimos 100 años son potentes promotores de las enfermedades degenerativas más comunes en la actualidad: ateroesclerosis, diabetes mellitus, hipertensión arterial, obesidad y determinados cánceres.
Se estima que la relación de co-6: co-3 es de 15-20:1 en los países industrializados, cuando debería ser inferior a 10:1. Y teniendo en cuenta los beneficios que se están descubriendo en los co-3, especialmente en el DHA, cada vez se ve más necesaria la suplementación con DHA desde la gestación hasta edades avanzadas.

¿Cuál es la dosis diaria recomendada?:
La OMS recomienda entre 1000 y 2000 mg/día, cuando lo habitual en los países industrializados es no superar los 150mg/día.

¿Etil éster o triglicérido?:
La mayoría de co-3 de alta concentración que encontramos en el mercado son etil ésters, que son una forma modificada artificialmente de DHA a fin de poder concentrarlos. Estos son de difícil absorción (permanecen en la sangre, pero no entran en la célula) y hay que tener presente que son un alcohol.

En cambio, en forma de triglicéridos se aprovechan como mínimo el doble, son un producto totalmente natural y sin ningún efecto secundario. Por otro lado, cuanto mayor es la concentración de DHA su eficacia aumenta exponencialmente.

¿Por qué es importante el DHA?:
Los estudios sobre el DHA son relativamente recientes y todavía hoy se están investigando nuevas aplicaciones.

Lo que sí sabemos es que es parte esencial de la pared celular, del cerebro, del ojo y del sistema nervioso central y que su ingesta previene una larga lista de problemas de salud, especialmente de tipo degenerativo.

Inicio

EPA o DHA:
Su precursor es el ácido alfa linoleico (LNA) (18:3 gú-3), pero su conversión en EPA y DHA es muy lenta y, por razones todavía desconocidas, normalmente muy baja o ausente.

También se ha comprobado que la ingesta de DHA aumenta el nivel de DHA y de EPA en el plasma y los fosfolípidos plaquetarios, mientras que la ingesta de EPA no aumenta los niveles de DHA y los de EPA vuelven a su nivel inicial al cabo de 48 horas, habiéndose observado que se excreta la dosis ingerida.

Por otro lado, estudios comparativos del DHA y el EPA han demostrado, entre otros efectos, que el DHA y no el EPA previene la aterosclerosis, regula la presión arterial y actúa sobre el sistema inmunitario, con una acción inmunomoduladora. También se ha comprobado que en individuos con una dieta alta en grasas, el EPA disminuía el nivel de triglicéridos un 19% mientras el DHA un 49%.

Sin embargo, tanto el DHA como el EPA son necesarios para prevenir enfermedades degenerativas. Son componentes esenciales de la estructura de la pared celular, son necesarios para el buen desarrollo del cerebro, el sistema nervioso central y el ojo y para el buen funcionamiento de los sistemas inmunitario, reproductor, respiratorio y circulatorio. También son precursores de las prostaglandinas de la serie 3 y otros eicosanoides.

Por último, es interesante señalar que el DHA y no el EPA se encuentra en niveles muy elevados en la leche materna, para poder cubrir las necesidades de los neonatos.

Inicio

Sistema cardiovascular:

En diversos estudios se han observado los siguientes beneficios del DHA sobre el sistema cardiovascular:

1- Regula los niveles de triglicéridos y VLDL (lipoproteínas de muy baja densidad) en el plasma, sin los efectos indeseables de los fármacos usados para ello. El DHA es efectivo tanto en sujetos normo como hiperlipidémicos, gracias a la inhibición de la síntesis hepática de triglicéridos y VLDL que se consigue con el DHA.

También se ha probado que regula el nivel de lípidos en sangre y disminuye el riesgo de problemas cardiovasculares en mujeres postmenopáusicas con o sin tratamiento hormonal sustitutorio.

2- Por otro lado, se ha observado que el DHA eleva los niveles de HDL, llamado popularmente “colesterol bueno”.

3- Aumenta la vasodilatación arterial. Estudios hechos por el Honolulú Heart Program evidenciaron que la muerte por cáncer de pulmón es muy inferior en Japón que en Estados Unidos, aún cuando el hábito de fu mar es dos veces más común entre los hombres japoneses que los americanos. Pudieron comprobar que la ingesta elevada de pescado, rico en ácidos grasos co-3, protegía a los fumadores de los efectos dañinos del tabaco sobre el corazón y las arterias, aumentando la dilatación de estas, disminuyendo la adhesión plaquetaria y reduciendo la respuesta inflamatoria al daño provocado por el tabaco. También que disminuía los niveles de triglicéridos y fibrinógenos, así como la presión arterial.

4- Reduce la hipertensión arterial moderada, como se ha demostrado en distintos estudios. Se ha podido comprobar que el DHA reduce la presión arterial sistólica y díastólica, tanto en sujetos normo como hipertensos. (Appel) Este efecto normalizador de la presión arterial se potencia reduciendo la ingesta de sodio.

5- Disminuye el riesgo de trombosis derivada de niveles altos de ácido araquidónico, el cual es el precursor de los eicosanoides (prostaglandinas, tromboxanos de leucotrienos, etc.). El Tromboxano A2 (TXA2) es uno de los eicosanoides básicos como potente vasoconstrictor y agregante plaquetar, pero puede asimismo favorecer una trombosis. En cambio, al ingerir ácidos grasos poliinsaturados to-3, se reduce la síntesis de TXA2 y se fabrica tromboxano B3 (TXB3), que tiene menos capacidad agregante plaquetaria y confiere menor reactividad a las estructuras de la pared vascular y a determinados componentes del sistema de defensa celular, lo cual reduce el riesgo de trombosis y la tendencia al proceso aterosclerótico. Por otra parte, la producción de eicosanoides proinflamatorios (prostaglandina E2-PGE2) y leucotrieno B4 (LTB4) derivados del ácido araquidónico disminuyen mientras aumentan los derivados de los ácidos grasos co-3 (DHA, EPA y alfa-linolénico). Por último, un estudio hecho en el Departamento de Farmacología de la Universidad de Illinois en Chicago constató que el DHA inhibía la agregación plaquetaria.

6- Previene la arritmia y la muerte súbita, como se comprobó en estudios hechos en Estados Unidos (Mclennan et al, 1992. Kang, Leaf, 1996. Leaf, 2001). Los ácidos grasos cú-3 tienen propiedades antiarritmogénicas, derivadas de su capacidad de estabilizar eléctricamente la contracción del miocito cardíaco. Actúan a nivel de los canales iónicos, particularmente los canales de sodio dependientes de voltaje que son los encargados de liberar el calcio de los depósitos del retículo sarcoplasmático. El aumento en los niveles de calcio intracitoplasmático inicia la contracción de la célula muscular cardíaca y el latido.

Inicio

Cerebro, tejidos nerviosos y visión:

Las concentraciones más altas de DHA se encuentran en el sistema nervioso central y el cerebro, especialmente en las partes de éste que necesitan una elevada actividad eléctrica. Sus 6 dobles enlaces permiten una adecuada conexión entre los neurotransmisores y los receptores, lo que es básico para una óptima comunicación nerviosa.

El 60% del cerebro es grasa estructural, de la cual el 25% es DHA. Sus mayores concentraciones se encuentran en:

Cortex cerebral: parte exterior del cerebro

Membranas sinápticas: terminaciones de las neuronas, donde se transfieren los mensajes.

Mitocondria de las neuronas: son las que generan la energía para las células y dan vida al cerebro. Aunque todo el cuerpo está en contacto con el DHA porque circula por el riego sanguíneo, las necesidades del cerebro son las más elevadas y su función allí es muy importante.

Fotoreceptores: son una parte de la retina que usa el DHA como conductor. La retina es el tejido del cuerpo que tiene la concentración más elevada de DHA, el cual es crucial para su formación en el feto y en los niños. Los que han recibido niveles adecuados de DHA tienen una mayor agudeza visual y procesan mejor las imágenes.

Pero dado que los fotoreceptores se renuevan cada día, se recomienda la suplementación con DHA también en la edad adulta.

Se ha investigado que los sujetos afectados de retinitis pigmentaria no pueden convertir el ácido linoleico en DHA (Hoffman), por lo que se recomienda su suplementación.

Los individuos con dislexia tienen problemas con sus retinas y dificultad en procesar la información visual en el cerebro. Algunos investigadores como B. Jacqueline Stordy de la Universidad de Surrey, Guilford, UK, han observado mejoras en la capcidad para leer y en el comportamiento en disléxicos suplementados con DHA.

Actualmente, el DHA se está utilizando para frenar cualquier proceso degenerativo del ojo, incluida la degeneración de la mácula, la formación de cataratas, la progresión de la miopía y el glaucoma.

Inicio

Necesidades durante la gestación, la lactancia y la infancia:

Acabamos de describir porque el DHA es básico para el desarrollo del cerebro y el ojo. Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (AGPI-CL), co-3 y co-6 también son básicos durante la gestación, la lactancia y la infancia porque son constituyentes de los fosfolípidos de las membranas celulares y precursores de la síntesis de eicosanoides.

Los humanos obtenemos por primera vez el DHA a través de la placenta y de la leche materna, cuyos niveles de DHA son muy superiores a los de la leche de vaca. Durante el tercer trimestre de la gestación su requerimiento es muy elevado ya que es cuando hay un rápido crecimiento y desarrollo tisular, especialmente del tejido nervioso en el tercer trimestre de gestación.

Durante la gestación las cantidades absolutas de DHA se incrementan en un 52%, habiéndose observado que los niveles de DHA son muy inferiores en mujeres multigrávidas a los de las primigrávidas y también en la arteria umbilical de los neonatos procedentes de embarazos múltiples. Ello sugiere que la gestación puede agotar los depósitos de DHA y dar lugar a un suministro inadecuado de este ácido graso al feto, especialmente en las mujeres que han tenido varios embarazos seguidos.

Estudios independientes han demostrado que los niveles de DHA en el cerebro son inferiores en niños que no han sido amamantados. Posteriormente esto se traducirá en déficits en la capacidad de aprendizaje. También se ha observado un predominio de retinopatía en niños prematuros (Crawford).

La OMS, la Fundación para la Nutrición Británica y la Sociedad Pediátrica de Gastroenterología y Nutrición Europea recomiendan que las fórmulas para neonatos estén enriquecidas con DHA, para asegurar un correcto desarrollo del cerebro:

– en los síndromes relacionados con déficits peroxisómicos, como el síndrome de Zellweger, existen concentraciones reducidas de DHA en el cerebro y en la retina. Son enfermedades congénitas que afectan al sistema nervioso central y que conducen a retraso mental, retinopatía, enfermedad hepática, atonía generalizada y muerte prematura. Martínez era/, han estudiado los efectos de la administración de DHA y los resultados fueron una mejora de la visión, la función hepática, el tono musculary el contacto social.

– en un estudio de Agostoni et al. se comparó el desarrollo psicomotor según el test de Brunet-Lezine entre un grupo de niños alimentados con leche materna o suplementados con DHA y otro alimentado con fórmulas sin suplementación. A los 4 y a los 24 meses se constató que eran mejores las funciones posturales, motoras y sociales en el primer grupo.

– varios estudios han demostrado un mejor desarrollo mental en niños suplementados con DHA. Niños prematuros alimentados con fórmulas ricas en DHA presentaron un mejor índice de desarrollo de Bayley y niños a término presentaron un mejor índice de desarrollo mental con el mismo tipo de alimentación.

– estudios hechos con grupos de niños que presentaban un trastorno de déficit de atención e hiperactividad constataron proporciones bajas de ácido araquidónico y DHA en plasma. El Grupo de Apoyo a Niños Hiperactivos de Inglaterra ha estudiado que los niños con este déficit no pueden metabolizar ni absorber normalmente los ácidos grasos esenciales, por lo que las necesidades de estos son más altas de lo normal. Esta disfunción acostumbra a presentar otros síntomas como son eccemas, asma y alergias, debido a la formación defectuosa de las prostaglandinas. En estos casos también se ha observado un déficit de zinc, oligoelemento necesario para la conversión de AGEs en prostaglandinas. El trigo y la leche también pueden bloquear esta conversión.

– en un estudio realizado en niños con dislexia después de 1 mes de suplementación con DHA su adaptación a la oscuridad mejoró. En otro estudio en niños con dispraxia las habilidades motoras mejoraron después de 4 meses de suplementación con DHA.

Inicio

Procesos inflamatorios:

Los ácidos grasos w-3 tienen propiedades anti-inflamatorias debido a la modulación de la síntesis de mediadores químicos de la inflamación, especialmente eicosanoides y citoquinas proinflamatorias.

Un sobreconsumo de ácido araquidónico (AA) estimula la fabricación excesiva de prostaglandinas de la serie 2 (PGE2) y de leucotrienos, lo que provoca inflamación, activa la producción de mucosa y afecta la circulación cerebral, entre otros. El AA y las PGE2 también estimulan la proliferación de células y, en extremo, pueden estar ligados al cáncer y los tumores.

La Aspirina y los esferoides anti-inflamatorios bloquean la producción de las PGE2, pero también las PGEl, que tienen un efecto anti-inflamatorio “beneficioso”. En cambio, el DHA y el EPA son necesarios para prevenir la formación de los leucotrienos y PGE2 y promover la formación de PGE1. También reducen la respuesta inflamatoria al disminuir la respuesta de los neutrófilos a los LTB4. (Sperling)

Diversos estudios han comprobado que los ácidos grasos co-3, especialmente el DHA, permiten tratar:

artritis reumatoide y osteoartritis: la suplementación con DHA disminuye la formación de leucotrienos un 76% (Broughton). Además, los AGE son necesarios para producir la secreción que lubrica las articulaciones.

– asma, alergias y asma bronquial: con el DHA y el EPA se inhibe la conversión de AAen leucotrienos y se reduce la producción de PAF (factor activador de las plaquetas), que causa edema pulmonar, acumulación de eosinófilos en las paredes pulmonares e hiperespuesta bronquial. En Japón, el aumento de las alergias en los bebés se ha relacionado directamente con la occidentalización de la dieta.

– eccema, dermatitis atópica y psoriasis: los AGE co-3 disminuyen los receptores de IL2 en los linfocitos. En el caso de la psoriasis, en los distintos estudios llevados a cabo se ha observado una mejora de sus síntomas, disminuyendo rápidamente el prurito, seguido de disminución de la escamación e induración de las placas. En la psoriasis artrítica se ha constatado una mejora subjetiva del dolor articular.

colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn y enfermedad inflamatoria intestinal (EII): en estas disfunciones se ha constatado que los tejidos intestinales contienen niveles anormalmente altos de prostaglandinas inflamatorias originadas por el AA. Con la suplementación con DHA, en la enfermedad de Crohn se consigue disminuir la inflamación intestinal y en la colitis ulcerosa sanan los tejidos intestinales y se reduce el sangrado rectal, acompañado de un aumento de peso. (Shoda y Stenson)

disminuye la hiper-sensibilidad a los rayos UVA.

– mejora los síntomas de la enfermedad de Raynaud al favorecerla respuesta vascular a la isquemia.

Inicio

Depresión, esquizofrenia, Alzheimer y demencia senil:

Depresión: distintos estudios epidemiológicos han demostrado una relación entre el aumento de la depresión y un descenso de la ingesta de AGE w-3. Hay que tener en cuenta que hasta un 45% de los ácidos grasos de las membranas sinápticas son AGE, sobre todo DHA.

Las deficiencias de w-3 también pueden contribuir en los síntomas de depresión en alcoholismo, esclerosis mútiple y la depresión post-parto.

Estudios hechos en el Departamento de Psiquiatría de la Unversidad de Sheffíeld, Inglaterra, evidenciaron una relación entre la severidad de la depresión y los niveles bajos de ácidos grasos en la membrana de las células sanguíneas, en comparación con un grupo de control sano.

Este mismo grupo de investigadores comprobaron en otro estudio que la disminución de w-3, especialmente DHA, en individuos depresivos también evidenciaba daño oxidativo. Por ello se cree que la ingesta de DHA junto con antioxídantes capaces de llegar al cerebro, como el Ginkgo Biloba y el ácido alfa-lipoíco, pueden ser muy beneficiosos.

La incidencia de la depresión en la esclerosis múltiple es desproporcionadamente alta y se cree que es debido a la falta de los AGEs co-3 en el sistema nervioso central. Algunos investigadores han establecido una relación de diferencias geográficas entre la incidencia de la esclerosis múltiple y la deficiente ingestión de AGEs w-3 durante periodos críticos de desarrollo del cerebro. (Bernsohn)

Esquizofrenia: pruebas clínicas bioquímicas y genéticas indican que la esquizofrenia es un desorden del metabolismo de la membrana de los fosfolípidos asociado a una pérdida de los ácidos grasos poliinsaturados (DHA y AA), resultando en un aumento de la actividad de la fosfolipasa A2, una enzima involucrada en la síntesis de las prostaglandinas a partir del ácido araquidónico. Algunos estudios sugieren que la causa es una variante genética.

Investigadores del Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Georgia, Augusta, USA, descubrieron niveles muy bajos de DHA y de AGEs w-3 totales en pacientes esquizofrénicos.

Un estudio sobre la esquizofrenia de la OMS en ocho países durante 2 años demostró la relación entre el aumento de la esquizofrenia y el aumento de la ingesta de grasas saturadas y disminución de las grasas del pescado. Los resultados apuntan a que la esquizofrenia puede estar relacionada con la dieta. (Christensen)

– Alzheimer y demencia senil: estudios recientes han observado que personas que murieron de Alzheimer tenían una deficiencia de AGEs en el cerebro, especialmente DHA, un componente básico de la membrana de las células sinápticas.

En un estudio del Departamento de Medicina de la Universidad Nacional de Gunma, Japón, se observó que la suplementación con DHA mejoraba en un 65% los síntomas de demencia senil y en los pacientes con Alzheimer había una mejora en el habla, depresión y otros aspectos psicológicos. (Yazawa)

La absorción de ácidos grasos en los tejidos neuronales suele ser muy lenta, por lo que puede ser que no se vean resultados hasta después de seis u ocho meses. Si las condiciones degenerativas no se desarrollan de un día para otro, quizá los resultados no sean tangibles hasta transcurridos seis u ocho meses de tratamiento.

Inicio

Sistema inmunitario:

Una dieta desequilibrada, especialmente con escasez de AGEs w-3 contribuye a una debilitación del sistema inmune a través del desequilibrio de las prostaglandinas y otras reacciones anormales. Por otro lado, un exceso de w-6 lleva a una superproducción de las prostaglandinas irritativas, de las que es precursor.

Mientras el EPA puro ha demostrado reducir algunos tipos de respuesta inmunitaria, los investigadores han comprobado, por el contrario, que el DHA no inhibe ninguna respuesta inmunitaria ni tiene ningún otro efecto adverso para la salud. (Fushida, Bechoua)

Estudios hechos en el Departamento de Microbiología e Inmunología en las Universidades de Indiana y Purdue, Indianapolis, USA, observaron que la recuperación de células T y B se incrementaba con el DHA. Este incremento era proporcional a las dosis administradas y se observó una respuesta superior en las células B. Los investigadores sugirieron que el DHA aumentaba las propiedades de la membrana celular y que mantenía el nivel de linfocitos necesarios para las reacciones inmunitarias que se requiriesen. (Scherer)

Son numerosos los estudios publicados sobre los efectos del DHA en las células cancerígenas. Sabemos que provoca la apoptosis (“muerte celular programada”) de éstas, aunque todavía se está estudiando el mecanismo por el cual esto sucede. También que a mayor concentración de DHA sus efectos se multiplican exponencialmente y que cuanto más activo es el cáncer más efectivo es el tratamiento, pues este consume mayor cantidad de DHA, sin dañar las células sanas.

Se ha comprobado que los AGEs w-3 (y muy especialmente el DHA) retrasan la formación de tumores, disminuyen la tasa de crecimiento, pueden reducir el tamaño de los tumores y su número. Una ingesta elevada de DHA de alta concentración provoca la necrosis de los tumores.

Un equipo de investigadores canadienses comprobaron que cuando el DHA se administra junto con la quimioterapia se consigue un crecimiento de la médula del hueso y un aumento de los macrófagos. (Atkinson)

Se estima que hasta un 80% de los cánceres en personas con menos de 65 años podrían evitarse mediante cambios en su dieta. Un estudio hecho en 1961 por un equipo de investigadores británicos en 24 países europeos mostró que el riesgo de cáncer de mama y colorectal estaba directamente relacionado con la baja ingesta de pescado. Igualmente vieron que en los países donde el consumo de grasa animal era inferior la incidencia de estos dos tipos de cáncer también era menor.

Inicio

Diabetes:

La diabetes es la tercera causa de muerte en USA. Es la causante de serios problemas como ceguera, daño en el sistema nervioso, enfermedades cardíacas, gangrena y amputación de extremidades.

Todas las hormonas, incluyendo la insulina y el glucagon, controlan las células estimulando la producción de prostaglandinas, las cuales están compuestas de ácidos grasos esenciales. Si hay deficiencia de estos (lo cual es muy común entre los diabéticos), se interrumpe su producción, con lo que se intensifica la diabetes tipo II, aunque se fabrique suficiente insulina.

Los niveles altos de glucosa en los diabéticos interfieren en la capacidad de convertir el ácido linoleico en DHA, lo cual es importante por los siguientes motivos:

– el DHA (y el EPA) mejoran la función de los receptores de insulina, que ayudan a bajar los niveles de glucosa.

– el DHA ayuda a bajar los niveles de glucosa al aumentar las concentraciones de insulina en sangre.

– el DHA es un importante componente estructural de la retina. La degeneración de la retina es una causa común de ceguera en los diabéticos.

– el DHA ayuda a regular el nivel de lípidos en la sangre, un factor de riesgo para el desarrollo de la aterosclerosis. Numerosos estudios han demostrado la eficacia de los ácidos grasos w-3 para disminuir los niveles de triglicéridos en diabéticos, tanto insulino dependientes como no-insulino dependientes, sin ningún riesgo adverso sobre la glucosa.

– el DHA ayuda a corregir los síntomas de neuropatía (dolor al engullir y destrucción de los nervios y terminales nerviosas) en diabéticos.

Inicio

Uso de las grasas para ayudarnos a perder grasas:

Los ácidos grasos esenciales (AGE) pueden ayudarnos a perder grasas porque:
– los AGE aumentan nuestro metabolismo y la producción de energía. En cambio, las grasas saturadas ralentizan nuestro metabolismo, por lo que es más fácil acumular un exceso de calorías.

– al aumentar nuestra energía nos sentimos mejor y más activos, lo que ayuda a aumentar nuestro tono muscular. Un mayortono muscularayuda a quemar más grasa.

– los AGE son necesarios para que nuestro cuerpo fabrique prostaglandinas de la serie 3, que actúan como diurético. Al eliminar el exceso de agua hacemos que la insulina trabaje más eficazmente en el cuerpo y podamos quemar más glucosa para transformarla en energía.

Contraindicaciones:
– No ingerir DHA junto con anticoagulantes.
– El uso continuado de la Aspirina inhibe la enzima necesaria para asimilar los ácidos grasos w-3. Los AGE son muy importantes para mantener un nivel adecuado de lípidos en la sangre y para producir las prostaglandinas anti-inflamatorias.

Dosis recomendadas de DHA 70%:
perlas / día
ml / día Aceite
Alzheimer y demencia senil
9 – 22
de 3 a 8
Aterosclerosis
9 – 11
de 3 a 4
Antiinflamatorio
9 – 17
de 3 a 8
Artritis reumatoide y osteoartritis
5 – 10
de 2 a 3
Asma, alergias y asma bronquial
2
1
Cáncer: detener proliferación células cancerígenas y necrosar tumor
50 – 65
25
Cáncer: adyuvante a la quimioterapia
10
3
Colesterol: regular niveles
2
1
Colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn y enfermedad inflamatoria intestinal (EII)
6 – 8
de 2 a 3
Déficits peroxisómicos
6 – 8
de 2 a 3
Depresión
3
1
Diabetes
2
1
Disminuir la hiper-sensibilidad a los rayos UVA
2
1
Dolor menstrual
4 – 6
de 2 a 3
Eccema, dermatitis atópica y psoriasis
4 – 6
de 2 a 3
Enfermedad de Raynaud
4 – 6
de 2 a 3
Enfermedades autoinmunes
6 – 8
de 3 a 4
Esquizofrenia
4
2
Fibrosis quística (desinflamar)
4 – 6
de 2 a 3
Hipertensión
6 – 8
de 3 a 4
Mantenimiento en personas sanas
6 – 8
de 1 a 2
Mujeres gestantes
2 – 4
de 1 a 2
Niños: déficit de atención e hiperactividad
2 – 3
1
Niños: dislexia y dispraxia
2 – 3
de 1 a 2
Niños: mejora del desarrollo psicomotor
2 – 3
de 1 a 2
Pólipos
6 – 8
de 2 a 3
Retinosis, retinitis pigmentaria
2 – 4
de 1 a 2
Triglicéridos: regular niveles
2
1

BIBLIOGRAFÍA

Agostoni C, Trojan S, Bellú R, Riva E, Bruzzese MG, Giovanni M. Developmental quotient at 24 months and fatty acid composition of diet ¡nearly infancy. afollowupstudy. Arch DisChild 1997; 76.421-4.

AlbinoAP; Juan G; Tráganos F; Reinhart L; Connolly J; Rose DP; Darzynkiewicz Z. Cell cycle arrest and apoptosis of melanoma cells by docosahexaenoic acid: association with decreased pRb phosphorylation. Cáncer Res. 60:4139-4145.2000.

Appel LJ; Miller ER; Seidler AJ; Whelton PK. Does supplementation of diet with “fish oil” reduce bllod pressure?. A meta-analysisof controlledclinicaltrial. Archlntern Med 1993; 153: 1429-1438.

Atita K; Kobuchi H; UtsumiT; Takehara Y; Akiyama J; Horton AA; Utsu K; Mechanism of apoptosis in HL-60 cells induced by n-3 and n-6 polyunsaturated fatty acids. Biochem. Pharmacol.62:821-828.2001.

Atkinson TG; Mecking-Gill KA; Barker HJ; Incorporation of long-chain -3 fatty acids in tissues and enhanced bone marrow cellular with docosahexaenoic acid feeding in post-weaning Fischer 344 rats. Lipids 1977, Mar; 32(3):293-302.

Bechoua S; Dubois M; Nemoz G; Lagarde M; Pligent AF; Docosahexaenoic acid lower phosphatidate level in human activated lymphocites despite phospholipase Dactivation. J Lipid Res 1998 Apr;39(4):873-83.

Broughton KS; Johnson CS; Pace BK; Liebman M; Kleppingert KM: Reduced asthma symptoms with w-3 fatty acid ingestión are related to 5-seriesleukotriene production. Am J Cl IN Nutr 1997 Apr; 65 (4): 1011-7.

Burdge GC, Jones AE, Wootn SA. Eicosapentaenoic and docosapentaenoic acids are the principal products of ^-linoleic acid metabolism in young men. British Journal of Nutrition 2002, 88:355-363.
Christensen O; Christensen E: Fat consumption and schizofrenia. Copenhagen Chest Clinic. Denmark. Acta Psychiatr Sacnd 1988 Nov; 78(5):587-91.

Crawford M: The role of essential fatty acids in neural development: implications for perinaral nutrition. Am Journal of Clin Nutr. 1993: 57 (supplJ: 703S-710S).

Hong DD, Takahashi Y, Kushiro M, Ide T. Divergent effects of eicosapentaenoic and docosahexaenoic acid ethyl esters, and fish oil on hepaticfatty acid oxidation in the rat. Biochimica et Biophysica Acta 1635 (2003) 29-36.

Hong S, Gronert K, Devchand PR, Moussignac R-L, Serhan CN. Novel Docosatrienes and 17S-Resolvins generated from docosahexaenoic acid in murine brain, human blood, and glial cells. The Journal of Biological Chemistry. Vol. 278, no. 17, April 25, pp. 14677-14687, 2003.

Joao A.Pinto et al.. Fish oil supplementation in Fl generation associated with naproxen, clenbuterol, and insulin administration reduce tumor growth and caccachexia in Walker 256 tumor bearing Rats.Journal of Nutritional Biochemistry 15 (2004) 358-365

Kang JX, Leaf A. Antiarrhytmic effects of polyunsaturated fatty acids. Circulation 1996; 94:1775-1780

Kew S, Mesa MD, Tricon S, Buckley R, Minihane AM, Yaqoob P. Effects of oils rich in eicosapentaenoic and docosahexaenoix acids on immunecell composition and function in healthy humans. Am J Clin Nutr2004; 79:674-681.

Laidlaw M and Holub BJ. Effects of supplementation with fish oil-derived n-3 fatty-acids and y-linoleic acid on circulating plasma lipidsand fatty acid profiles in women. Am J Clin Nutr2009; 77:37-42.

Leaf A. Dietand sudden cardiacdeath. J Nutr Health Aging 2001; 5:173-178.

MacDonald IM, Hébert M, Yau RJ, Flynn S, Jumpsen J, Suh M, Clandinin MT. Effect of docosahexaenoic acid supplementation on retinal function in a patient with autosomal dominant Stargardt-like retinal dystrophy. Br J Ophthalmol 2004;88:298-315.

Marcheselli VI et al.Novel docosanoids inhibit brain ischemia-reperfusion-mediated leukocyte infiltration and pro-inflammatory gene expression. The Journal of Biological Chemistry. Vol 278, no. 44 Oct 31, pp. 43807-43817, 2003.

Martínez M, Vázquez E, García-Silva MT; Manzanares J, Bertrán JM, Castelló F: Therapeutic effects of docosahexaenoic acid ethyl esterin patients with generalized peroxisomal disorders. Am J Clin Nutr 2000; 71(suppl): 3765-3855.

Mathews SA, Oliver WT, Phillips OT, Odie J, Diersen-Schade DA, Harrell RJ. Comparison of tryglicerides and phospholipids as supplemental source of dietary long-chain polyunsaturated fatty acids in piglets. J. Nutr. 132:3081-3089, 2002.

McLennan PL, Bride TM, Abeywadena MY, Charnock JS. Dietary lipid modulation of ventricular fibrillation threshold in the marmosetmonkey. AmHeartJ 1992; 123:1555-1561.

Mori TA, Burke V, Puddey IB, Watts GF, Burke V, Hilme E, Puddey IB Beilin LJ. Differential effects of eicosapentaenoic acid and docosahexaenoic acid on vascular reactivity of the forearm microcirculation in hyperlipidemic, overweight men. Circulation, Septemberl2 2000: 1264-1269.

Mori TA, Burke V, Puddey IB, Watts GF, O’Neal DN, Best JD, Beilin LJ. Purified eicosapentaenoic and docosahexaenoic acids have differential effects on serum lipids and lipoproteines, LDL particle size, glucose, and insulin in mildly hyperlipidemic men. Am J Clin Nutr 2000; 71:1085-94.

Mukherjee PK, Marcheselli VL, Serhan CN, Bazan NG. Neuroprotection DI: A docosahexaenoic acid-derived docosatriene protects human retinal pigment epithelial cells from oxidative stress. PNAS. June 1, 2004. Vol. 101, no. 22, 8491-8496.

Sala-Vila A, Castellote, AI, Campoy C, Rivera M, Rodríguez-Palmero M, López-Sabater MC. The source of long-chain PUFA in formula supplementsdoes not affect the fatty acid compositionof plasma lipids in full-term infants. J. Nutr. 134: 868-873, 2004.

Smith W, Mitchell P, Leeder Stephen R. Dietary Fat and Fish Intake and Age-Related Maculopathy. Archives of Ophthalmology; Mar 2000; 118,3; ProQuest Medical Library. Pg.401-404.

Stark KD and Holub BJ. Differential eicosapentaenoic acid elevations and altered cardiovascular disease risk factor responses after supplementation with docosahexaenoic acid in postmenopausal women receiving and not receiving hormone replacement therapy. AmJ Clin Nutr 2004; 79:7635-73.

Woodman RJ, Mori TA, Burke V, Puddey IB, Barden A, Watts GF, Beilin LJ. Effects of purified eicosapentaenoic acid and docosahexaenoic acid on platelet, fibrinolyticand vascular function in hypertensivetype 2diabetic patients. Atherosclerosis 166 (2003)85-93.

Yusufi A, Cheng J, Thompson MA, Waiker HJ, Gray CE, Warner GM, Grande JP. Differential effects of low-dose docosahexaenoic acid and eicosapentaenoic acid on the regulation of mitogenicsignalling pathways in mesangial cells.J Lab Clin Med, vol. 141, no. 5, May 2003, pp.318-329.