El siglo XXI nos permite disfrutar de una gran cantidad de avances tecnológicos que sirven, no sólo para hacernos la vida un poco más fácil, sino que por otro lado, nos exponen a una cantidad de sustancias potencialmente dañinas.

antioxidantesCada día, entramos en contacto con sustancias que causan la formación de los perjudiciales radicales libres en nuestro cuerpo. El estrés, el tabaco, la exposición al sol, la polución, los conservantes en las comidas y bebidas, el ejercicio físico extremo, son factores que favorecen la formación de radicales libres que atacan de forma continuada a nuestro organismo y causan daño a nuestras células ya que alteran su funcionamiento normal. Además, los radicales libres se forman como consecuencia natural de nuestro metabolismo. Como resultado, se produce un envejecimiento prematuro del organismo, aumenta el riesgo de lesiones en deportistas e incluso, se incrementa de forma significativa la posibilidad de caer enfermo ().

Nuestra exposición a estos radicales libres es inevitable, ya que el mismo oxígeno que nos es imprescindible para vivir puede formarlos, sin embargo, la naturaleza nos ha dotado de unos mecanismos de defensa antes estos ataques. Estas sustancias protectoras son los llamados antioxidantes y tienen la capacidad de protegernos de los daños producidos por los ataques de los radicales libres, al conseguir un equilibrio entre las sustancias antioxidantes y los radicales libres.

Desgraciadamente, muchos estudios indican que la cantidad de estas sustancias antioxidantes que obtenemos en nuestra dieta no es suficiente, por lo que es muy recomendable realizar una suplementación con vitaminas, minerales, plantas y nutrientes antioxidantes. Asegurar la calidad del suplemento y la biodisponibilidad de los nutrientes es otro de los factores a tener en cuenta.

¿Cómo tomar los antioxidantes?

Tomar un suplemento con un amplio espectro de nutrientes antioxidantes es lo más recomendable. Los distintos antioxidantes actúan en distintas partes de la célula, y un solo nutriente antioxidante no es tan efectivo como si tomamos una combinación de ellos, trabajando en equipo. Una persona necesita una buena variedad de sustancias anti-radical libre (antioxidantes), en forma de vitaminas, minerales, plantas y nutrientes antioxidantes entre los que deben estar: Vitamina C, Vitamina E, Beta-caroteno, Bioflavonoides, Selenio, Zinc y ajo.

La recomendación general es que los suplementos antioxidantes se tomen durante la comida para mejorar su absorción por el organismo y obtener toda su eficacia.

Sólo remarcar que no existe ningún sustituto a unos hábitos de vida saludables. Los suplementos antioxidantes les ofrecen una protección añadida a un saludable día a día.

Información ampliada sobre los antioxidantes, los radicales libres y las enfermedades relacionadas. Clic aquí =====>