ObesidadLos fosfolípidos y su potencial actividad anti-obesidad

La obesidad es un problema de primera magnitud a nivel mundial. De hecho, la Organización Mundial de la Salud estima que en el  año 2.015 habrá más de 1.500 millones de personas obesas en el mundo.

Un estudio reciente llevado a cabo por científicos japoneses ha observado que el fosfolípido fosfatidil inositol (muy abundante en la lecitina de soja) presenta importantes efectos fisiológicos que podrían ser de utilidad para el control de la obesidad.

Los investigadores, tras alimentar a ratones obesos con fosfatidil inositol cada cuatro días, observaron que el fosfatidil inositol suprimía la ganancia de peso de estos animales, a la vez que reducía los niveles sanguíneos de colesterol.

Posteriormente, los científicos analizaron la expresión génica de los hígados de estos ratones y observaron que, aunque la mayor parte del fosfatidil inositol se degradó durante la absorción, una cierta cantidad no se degradó y se acumuló en el hígado. También observaron que el potente efecto anti-obesidad del fosfatidil inositol en obesidad inducida por la dieta fue debido a la regulación de ciertos genes involucrados en la síntesis y el metabolismo de los lípidos en el hígado.

De este modo, la ingesta diaria de una cantidad adecuada de fosfatidil inositol mediante suplementos, además de aportar los beneficios ya conocidos sobre los niveles de colesterol, la digestión o la memoria, también podría ser importante para el control de la obesidad inducida por la dieta.

Referencia: Anti-obesity Effect of Phosphatidylinositol on Diet-Induced Obesity in Mice.K. Shimizu, T. Ida, H. Tsutsui, T. Asai, K. Otsubo, N. Oku. Journal of Agricultural and Food Chemistry