Omega3-6Equilibrio entre Ácidos Grasos Omega 6 y Omega 3

EL EQUILIBRIO ENTRE LOS ÁCIDOS GRASOS OMEGA-6 Y OMEGA-3 Y SU IMPORTANCIA PARA NUESTRA SALUD.

Dr. rer. nat. Peter Lembke
Raval Santa Anna 31, 2on
43201 Reus

Introducción

Nuestra salud es el resultado de interacciones entre nuestros genes y numerosos factores medio ambientales como nuestra nutrición. Mientras nuestros genes no han cambiado durante los últimos 40.000 años, nuestra actividad física ha bajado mucho y durante los últimos 70 años nuestra dieta ha cambiado drásticamente:

Nuestra dieta es hipercalórica.
Comemos demasiadas grasas saturadas, demasiados ácidos grasos tipo Omega-6 y ácidos grasos tipo trans.
El consumo de ácidos grasos Omega-3 ha bajado.
El consumo de hidratos de carbono y fibra ha bajado.
Comemos menos frutas, vegetales, antioxidantes y calcio.
Y lo peor…, el equilibrio entre los ácidos grasos Omega-6 / Omega-3 en nuestra dieta que siempre ha sido 1:1 durante toda nuestra evolución ha llegado a un fuerte desequilibrio de 15 a 20: 1.
El problema es …

Omega-6
Omega-3
El equilibrio Omega-6/ Omega-3 y las Prostaglandines (PGE´s)

Los ácidos grasos poli insaturados Omega-6 (ácido Linoleico) y Omega-3 (ácido alfa-linolénico ) son esenciales para nuestro cuerpo. Es decir, nuestro cuerpo no puede sintetizarlos por si mismo y si no los ofrecemos a través de la dieta aparecen síntomas de mala nutrición que pueden llevar hasta la muerte. Los ácidos grasos EPA y DHA (ambos Omega-3) son “semi esenciales”. Nuestro cuerpo puede sintetizarlos a través del ácido alfa-linolénico (Omega-3), pero la cantidad que conseguiremos por esta vía, normalmente, no es suficiente para satisfacer la demanda de nuestro organismo. Las personas mayores necesitan aún más Omega-3 en su dieta porqué con el tiempo su cuerpo va perdiendo la eficacia en convertir el alfa-linolénico en EPA y DHA.

Nuestro cuerpo convierte ambos grupos de ácidos grasos poli insaturados (Omega-6 y Omega-3) en sustancias parecidas a hormonas con el nombre de PROSTAGLANDINAS (PGE-1, PGE-2 y PGE-3). Estas Prostaglandinas juegan un papel importante en el funcionamiento de cada célula y de cada órgano de nuestro cuerpo. Esto explica porqué los ácidos grasos poli insaturados tienen tantos efectos diferentes sobre nuestro cuerpo y nuestro bienestar.

Los ácidos grasos Omega-6 son muy importantes para nuestra vida y salud porqué nuestro cuerpo convierte una parte importante de ellos en las prostaglandines PGE-1. Sin los PGE-1 no podríamos vivir. Pero si ofrecemos demasiado Omega-6 y poco Omega-3 a nuestro cuerpo, el exceso de Omega-6 se convierte en las prostaglandinas PGE-2, los cuales inhiben las actuaciones protectivas de PGE-1 y por lo tanto representan un gran problema para nuestra salud.

El famoso médico Theoprastus von Hohenheim (“Paracelsus”, 1493/4 – 1541) ya sabía y apuntó en uno de sus numerosos libros de medicina: “….todo es veneno, sólo la cantidad determina si algo es venenoso o no….”.

Los ácidos grasos Omega-3 en nuestra dieta tienen un papel muy importante por varias razones. Una parte de ellos se convierte en las prostaglandinas PGE-3 las cuales controlan la formación de los PGE-2 asegurando de esta manera el buen funcionamiento de la PGE-1.

Conociendo esta relación entre los PGE-1, PGE-2 y PGE-3 se explica la importancia de mantener el equilibrio natural entre Omega-6 / Omega-3 de 1 / 1 y también la necesidad de suplementar nuestra dieta diaria con Omega-3 para compensar el excesso de grasas saturadas y Omega-6 que aporta nuestra dieta moderna.

PUR3 es el suplemento alimentario ideal para conseguir esto por su alta concentración en ácidos grasos Omega-3, por no tener grasas saturadas y tener, sólo, una muy pequeña cantidad de ácidos grasos Omega-6.
Con sólo 2 cápsulas PUR3 por día se consigue una corrección importante en el equilibrio entre Omega-6 y Omega-3.

¿Cuánto Omega-6 y Omega-3 necesitamos por día?

# Omega-3, origen vegetal (alfa-Linolénico, 18:3n3) : 2.200 mg / d

# Omega-3, origen animal (EPA, DPA, DHA) : 440 mg / d

# Omega-3 Total : 2.640 mg / d

# Omega-6, origen vegetal y animal (Linoleico, ?-Linolénico, araquidonico) : 3.000 mg / d

Según la última recomendación de “Internacional Workshop on The Current Status of omega-3 Fatty Acid Nutrition, 7-9 Abril, 1999, NIH, EEUU”.

Enfermedades basadas en inflamaciones crónicas

Enfermedades cardiovasculares
Los ácidos grasos Omega-3 junto con la vitamina E son unos de los mejores protectores para nuestro sistema cardiovascular por su capacidad de disminuir las inflamaciones internas de las arterias, su efecto de bajar la tensión arterial, bajar la viscosidad de la sangre y la intensidad de aglomeración, bajar los niveles de triglicéridos, LDL- y VLDL-colesterol y subir el colesterol bueno HDL.
El famoso estudio italiano “GISSI Prevenzione” mostró una reducción significativa (un 59 %) de los infartos de miocardio fatales en personas que previamente habian sufrido un infarto de miocardio y que recibian un tratamiento preventivo (“prevención secundaria”), simplemente por incluir 1 g/día ácidos grasos Omega-3 altamente concentrados (90 % pureza) a su dieta mediterránea.

Reuma
Un suplemento en ácidos grasos Omega-3 ayuda a reducir la cantidad de medicación por su capacidad de evitar la conversión de ácido araquidónico (Omega-6) en PGE-2. Disminuyendo así la intensidad de la inflamación crónica, el dolor y la rigidez matinal.

Artritis, Poli artritis
Es una inflamación crónica y dolorosa de las articulaciones. En las articulaciones inflamadas hay una alta concentración de ácido araquidónico (Omega-6, origen animal) que se convierte en PGE-2. Los ácidos grasos Omega-3, a través de PGE-3, evitan la transformación de ácido araquidónico en PGE-2. Disminuyendo así la inflamación y sus síntomas.

Colitis ulcerosa, Morbus Crohn
Ambas son enfermedades auto inmunológicas donde nuestro sistema inmunológico ataca constantemente contra el tejido de nuestro propio intestino provocando así inflamaciones crónicas y muy dolorosas. Normal-mente ocurren en forma de ataques. Los Omega-3 desactivan los PGE-2 diminuyendo los síntomas y prolon-gando el tiempo entre dos ataques.

Neurodermitis
Eczemas basados en una mala función de los nervios causando una inflama-ción crónica de la piel. Según unos estudios clínicos la enfermedad neurodermitis tiene su origen en un síntoma carencial de PGE-1. Los ácidos grasos Omega-3 evitan la transforma-ción de ácido araquidónico en PGE-2 cuales bloquean la actividad positiva de los PGE-1.

Psoriasis
Una inflamación crónica de la piel. Preferentemente en las zonas de las articulaciones y en la cabeza. Las personas que sufren psoriasis tienen un riesgo elevado de desarrollar artritis. En las zonas inflamadas de la piel el ácido araquidónico tiene una concentración alrededor de 20 veces más alta que en las zonas sin inflamación. Los ácidos grasos Omega-3 reducen la cantidad de ácido araquidónico y así la intensidad de inflamación y sus síntomas.

Esclerosis múltiple
Desde hace sólo unos años se sabe que la esclerosis múltiple (MS) tiene su origen en una inflamación crónica de los nervios del cerebro (“Blut-Hirn-Schranke” = “barrera entre sangre y cerebro”). Se supone que esta enfermedad está causada por un exceso de grasa animal (ácido araquidónico Omega-6) en la dieta. Por su carácter inflamatorio los expertos en el sector de MS creen que una dieta rica en ácidos grasos Omega-3 puede disminuir significantemente los síntomas.

Enfermedades que se manifiestan en síntomas psíquicos

Nuestro cerebro, los nervios y los receptores de la luz en nuestros ojos contienen una alta concentración de EPA y DHA (ambos Omega-3). En estos órganos los Omega-3 son muy importantes para asegurar el transporte rápido de una información de una célula a la otra.

Nota interesante: Existen estudios que demuestran que nuestros antepasados que vivían en el oeste de África (Rift Valley) tenían una dieta muy rica en pescado (Omega-3) simplemente porqué en esa época la pesca era más fácil que la caza. Así los ácidos grasos Omega-3 se acumulaban en sus cuerpos aumentando el tamaño y la eficacia de su cerebro (inteligencia). Así nació el hombre moderno el homo sapiens.

Depresión
Existen estudios que demuestran que las personas depresivas y las agresivas tienen un nivel alto en ácido araquidónico (Omega-6) y un nivel bajo en EPA (Omega-3). Para asegurar un transporte rápido de una información entre sus 14 billones de células, el cerebro contiene un alto nivel en ácidos grasos poli insaturados Omega-3 y Omega-6 (DHA, EPA y araquidónico) y de colesterol.

Estudios clínicos demostraron que, con el tiempo, estos ácidos poli insaturados se oxidan y pierden su tarea manifestándose en despresiones y una pérdida de memoria. Por esto, nuestro cuerpo tiene la capacidad de cambiar los “viejos” ácidos grasos poli insaturados por nuevos que le ofrecemos a través de nuestra dieta. Lo mismo vale para el colesterol, lo cual explica el importante papel que juega el colesterol en nuestro cuerpo. Si nuestra dieta es demasiado rica en Omega-6 (especialmente en ácido araquidónico) no sólo cambiamos el ácido araquidónico gastado de la célula sino también los Omega-3 por nuevo ácido araquidónico. Causando así un exceso de ácido araquidónico en esta zona que se puede convertir en PGE-2 y provocar inflamaciones crónicas y depresiones. Para disminuir los síntomas de estas enfermedades los expertos recomiendan una dieta rica en Omega-3.

Esquizofrenia
Es una enfermedad mental donde la persona pierde la capacidad de actuar con normalidad y pierde su sentido de la realidad. Todavía se desconocen los orígenes de esta enfermedad, pero sí se sabe que las personas esquizofrénicas poseen un nivel bajo en ácidos grasos Omega-3 (especialmente DHA). Un gran estudio realizado por la OMS y publicado en 1988 demostró que la esquizofrenia aparece mucho menos en países donde la dieta aporta menos grasas, menos ácidos grasos saturados y un elevado contenido de ácidos grasos poli insaturados del tipo Omega-3. También hay estudios que reportan que los síntomas de esquizofrenia se pueden disminuir con una dieta rica en Omega-3.

Alzheimer (Demencia)
La pérdida del funcionamiento del cerebro debido a la oxidación (=destrucción) de los ácidos poli insaturados del tipo Omega-3 (especialmente DHA) se llama “Alzheimer” o “Demencia”. Esta enfermedad ocurre normalmente con una edad ya avanzada y está caracterizada por un nivel bajo de Omega-3, especialmente de DHA. Con los años, nuestro cuerpo pierde su eficacia aprovechando y convertiendo los ácidos grasos de la familia Omega-3 de nuestra dieta en DHA. Por eso y por su efecto cardiosaludable, se recomienda para personas mayores una dieta rica en Omega-3

Hiperactividad en niños
Niños hiperactivos (ADD – Atenction-Deficit-Disorder) son niños que no pueden concentrarse, que no pueden relajarse, que siempre están en movimiento y que son muy impulsivos. Existen estudios que demuestran que los niños hiperactivos tienen un nivel bajo de Omega-3. Parece ser que el metabolismo de las ácidos grasos poli insaturados (Omega-3 y Omega-6) en el cuerpo de estos niños es defectuoso y que por eso necesitan unas cantidades elevadas de estas sustancias en su dieta.

Otras Enfermedades

Hipertriglicerolemia
Una disfunción del metabolismo de la grasa en nuestro cuerpo que en muchos casos tiene su origen en una dieta desequilibrada y demasiado rica en grasas saturadas y del tipo Omega-6. Numerosos estudios clínicos realizados durante los últimos 20 años demostraron que los ácidos grasos Omega-3 disminuyen significantemente los niveles de triglicéridos en la sangre.

Hipercolesterolemia
Numerosos estudios realizados en todo el mundo han demostrado que una dieta rica en ácidos Omega-3 y baja en grasas saturadas y Omega-6 reduce el colesterol total. Normalmente se observa una bajada en el LDL- y VLDL-colesterol, mientras el nivel de HDL-colesterol (el bueno) sube.

Diabetes melitus
Personas que sufren diabetes melitus no deberían tomar más de 4 gr. Omega-3 por día. Si ingirieran más de 4 gr. Omega-3 podrían aparecer los mismos efectos negativos que causa el exceso en general de los ácidos grasos poli insaturados en su dieta. Por otro lado diversos estudios clínicos demuestran que una dosis entre 1 y 2 gr. Omega-3 por día no provoca ningún efecto negativo en su cuerpo. Esta cantidad es suficiente para ayudar a reducir los riesgos clásicos de diabetes melitus, por ejemplo: elevada tensión sistólica, infarto de miocardio, infarto de cerebro, mala función de los riñones o del hígado y problemas de visión.
Las personas que sufren de diabetes melitus contienen una elevada concentración de radicales de oxígeno en su sangre, los cuales provocan la oxidación y desactivación de los ácidos grasos Omega-3. Para evitar esto hay que asegurar una ingestión adecuada alta en antioxidantes como la vitamina E junto con Omega-3.

Cáncer
Algunos cánceres como el de mama, de intestino y de próstata están caracteri-zados por un alto nivel de sustancias proinflamatorias en el cuerpo (p.ej.:PGE-2). Se sabe que estas enfermedades son mucho más frecuentes en países donde hay un elevado consumo de carne o productos cárnicos. Es decir una dieta rica en ácido araquidónico (Omega-6) Mientras en regiones donde se come más pescado hay menos cánceres de estos tipos. Estudios clínicos demostraron que el cáncer de mama depende mucho de la relación entre Omega-6 y Omega-3 en nuestra dieta. Un exceso de Omega-6 ayuda al desarrollo de cáncer de mama, en cambio los ácidos Omega-3 lo evitan o retardan. También la probabilidad de producir metástasis disminuye con una dieta rica en Omega-3 y antioxidantes como la vitamina E o el selenio.

Literatura:

Enfermedades cardiovasculares:

GISSI-Prevenzione Investigators. Dietary supplementation with n-3 polyunsaturated fatty acids and vitam,in E after myocardial infarction: results of the GISSI-Prevenzione trial. Lancet 1999, 354:447-455
Reuma, Artritis, Poli Artritis

Van de Tempel et al.: Effects of fish oil supplementation in reumatoid arthritis. State University Groningen. The Netherlands. Ann Rheum Dis 1990 Feb;49(2):76-80
Colitis ulcerosa, Morbus Crohn

Shoda R. et al., Therapeutic efficiancy of n3 PUFA in experimental Cron´s disease. J Gasroenterol 1995, nov 30, suppl 8:98-101
Neurodermitis, Psoriasis

Lassus A., et al: Effects of dietary supplementation with polyunsaturated ethyl ester lipids in patients with psoriasis and psoriatic arthritis. Dept. of Dermatology. University Central Hospital, Helsinki, Finnland. J Int ed Res 1990 Jan-Feb; 18(1):68-73
Depresión, Esquizofrenia

(a) Peet M., et.al., Essential fatty acid deficiency in erythrocyte membranes from chronic schizophrenic patients and the clinical effects of dietary supplementation. Prostaglandins Leukot Esential Fatty acids 1996, Aug; 55(1-2):71-5
(b) Peet M, Horrobin D., et al., Depletation of omega-3 fatty acid eves in red blood cell membranes of depressive patients. Biol Psychiatry 1998 Mar 1; 43(5):315-9
Alzheimer / Demencia

Yazawa K.: Clinical experience with DHA in demented patients. International Conference on Highly Unsaturated Fatty Acids in Nutrition and Disease Prevention. Barcelona, Spain 1996, November 4-6.
Hiperactividad en niños

Mitchell E.A. et al.,; Clinical characteristics and serum essential fatty acids levels in hyperactive children. Clin Pediatr (Phila) 1987 Aug;26(8):406-11
Hipertriglicerolemia / Hipercolesteriolemia

Nelson G.J.: The effect of dietary DHA on plasma lipoproteins and tissue fatty acid compositions in humans. USDA, San Francisco, California Lipids 1997 Nov; 32(11):1137-46
Diabetes Melitus

Haban P et al.: The effect of n3 acid administration on selected indicators of cv disease risk in patients with type 2 diabetes ellitus, Klinicke oddelente Vyskumneho ustavu vyzivy v Bratislave. Bratisl Lek Listy 1998, Jan 1999(1):37-42
Cancer

(a) Caygill C. et al.: Fat, fish, fish oil and cancer. Br J Cancer 1996, 74(1):159-64
(b) Ohata T. et al.: Suppression of nitric oxide production in lipopolysaccharide-stimulated macrophage cells by Omega-3 PUFAs. J Cancer Res 1997 Mar;88(3):234-7
(c) Yam D., et al: Suppression of tumor growth and metastasis by dietary fish oil combined with vitamin E and C and cisplatin. Cancer Chemother. Pharmacol(.2001) 47:34-40