Aceite de almendrasEl Aceite de Almendras, es un maravilloso aceite vegetal, que proviene de las Almendras dulces las cuales son ricas en aceites, proteínas, sales minerales y vitaminas A, B y E.

El proceso de obtención de aceites, se realiza de dos maneras, por presión al frío y por extracción o refinamiento, como se conoce más comúnmente.

El prensado al frío del carozo de la Almendra, da como resultado un aceite de color amarillo dorado claro y olor muy suave. Este sería el llamado aceite virgen, de primera presión en frío.

La extracción da como resultado un aceite de tonalidad mas clara, y con menos intensidad en su olor, casi neutro, lo que le confiere una cualidad especial, para ser mezclado con otros aceites y otras sustancias cosméticas. Aunque, lamentablemente, con este proceso se pierde la intensidad de algunas de sus propiedades.

El Aceite de Almendra, de calidad, posee las siguientes propiedades:

Emoliente y Suavizante: ayuda a relajar y desinflamar los tejidos

Calmante: Mitiga el dolor

Cicatrizante: Es un regenerador natural, que estimula la producción de colágeno y elastina. Su alto contenido de Vitaminas A y E, le convierten en un aliado estupendo para la piel.

Hidratante, tiene la capacidad de restablecer el grado de humedad normal en la piel, es un favorito en los tratamiento dermatológicos.

Usos:

Tópico: Sus maravillosas propiedades, antioxidantes, le hacen un aliado perfecto en Cosmetología Facial, Capilar y Corporal, para combatir el envejecimiento cutáneo, las cicatrices, la resequedad de la piel, agrietamiento, estrías, flaccidez, resequedad del cabello y el cuero cabelludo, etc.

Igualmente, para otros terapias como el Masaje y Aromaterapia, es uno de los aceites preferidos, ya sea usándolo solo o como parte de otras formulaciones.
Su tolerancia y su perfecto acoplamiento con otros aceites, nos permite hacer combinaciones con fines terapéuticos de excelentes resultados.

Otras aplicaciones: como parte del tratamiento para tratar quemaduras superficiales, dermatitis, psoriasis, etc.

Oral: El aceite de almendra, tiene una acción laxante, por lo cual, también tiene un uso para tratar ciertas dolencias relacionadas con el sistema digestivo y por su capacidad emoliente, actuando a nivel de las mucosas.