Problemas en Primavera¿Como pueden ayudar los nutrientes en primavera?

Astenia primaveral

Rodiola: Planta adaptógena. Mejora el ánimo y contribuye a la adaptación del organismo frente a los agentes externos. Estimula el transporte de los precursores de serotonina.

Teanina: Acción relajante y calmante. Facilita la reducción de estrés y mejora la fase de sueño.

Vitamina B: Mantenimiento del sistema nervioso central. Efecto calmante. Mejora del estado anímico.

Ginseng coreano: Mejora la tolerancia a diversos agentes productores de estrés. Regula la fabricación y secreción de hormonas adrenales. Inmunoestimulante.

Ginseng siberiano: Planta adaptógena, fortalece las glándulas adrenales mejorando el estrés.

Hidroxitriptófano: Mejora los niveles de serotonina cerebral. Acción tranquilizante.

Piel

Probióticos: Diferentes cepas contribuyen a la reducción de la dermatitis atópica y signos asociados.

Ácidos grasos Omega 3 y Omega 6: Reducción de reacciones alérgicas en piel. Antiinflamatorio.

Zinc: Esencial para la integridad y curación de la piel, cicatrizante. Estimula la regeneración de tejido.

Vitamina E: Antioxidante, mantiene la integridad de las membranas celulares favoreciendo una nutrición sana y protectora de la piel frente a agresiones externas.

Apoyo respiratorio y ocular

Vitamina C y flavonoides: Reduce la histamina y previene molestias alérgicas asociadas.

Vitamina E: Apoyo función inmune, protector del tracto respiratorio superior.

Selenio: Función antioxidante, componente esencial de glutatión peroxidasa. Cuida las membranas celulares. Protección frente a condiciones inflamatorias.

Corteza de pino: Disminuye los síntomas nasales y oculares en rinitis alérgica.

MSM: Reductor inflamatorio que mejora la rinitis alérgica estacional protegiéndola de agentes alérgenos y reduciendo la inflamación de los tejidos.

Glutatión: Tripéptido antioxidante de especies reactivas de oxígeno. Importante acción antioxidante en hígado y pulmón.

Mirtilo: Tónico ocular rico en antocianinas. Mejora la circulación ocular e incrementa el nivel de oxígeno en el tejido. Inhibe la histamina y otros agentes inflamatorios.

Eufrasia: Reduce la congestión nasal, picor, ojos llorosos, irritación ocular…

Alergias

Quercitina: Flavonoide no cítrico. Inhibe la liberación de histamina y la formación de leucotrienos, reduce al producción de prostaglandinas. Su contribución antiinflamatoria, reduce el malestar respiratorio asociado, molestia ocular, migraña, etc.

Regaliz: Efecto similar al cortisol. Inhibe la formación de prostaglandinas e histaminas involucradas en procesos alérgicos.

Escutelaria: Su contenido en flavonoides inhibe la liberación de histamina, reduce la respuesta inflamatoria mediada por prostaglandinas y leucotrienos.

Corteza de pino: Acción antioxidante con aspectos antiinflamatorios inhibiendo la producción de histamina, leucotrienos, prostaglandinas inflamatorias y enzimas.

Ácidos grasos Omega 3 y Omega 6: Moduladores del equilibrio de prostaglandinas. PGE1 (del metabolismo Omega 6) y PGE3 (del Omega 3) son antiinflamatorias frente a las PGE2 (vía Omega 6) con carácter proinflamatorio. Los Omega 3 suprimen la producción del PGE2.

Dong Quai: Inhibe la producción de anticuerpos asociados a los procesos alérgicos.

Regaliz: Planta caracterizada por su similitud corticoide además de inhibir la histamina.

MSM: Azufre, considerado agente antialérgico efectivo como antiinflamatorio. Contribuye a la reducción de la inflamación debido al incremento en la efectividad del cortisol. Detoxifica de histamina.

Hígado.

Cardo Mariano: Mejora la actividad hepática y detoxificadora.

Metionina: Aminoácido esencial necesario para la formación de cisteína y componente del glutatión. Contribuye al control de los niveles de compuestos azufrados como agentes detoxificadores.

Ácido Alfa lipoico: Antioxidante general, favorece la reducción de toxinas.

Belén Martín Santos
Solgar España