Cannabidiol CBD

¿Qué es?

El cannabidiol es un principio activo presente en la planta Cannabis sativa, más comúnmente conocida como marihuana. Se han identificado más 80 químicos, conocidos como cannabinoides, en la planta Cannabis sativa. El cannabidiol representa aproximadamente el 40% de los extractos de cannabis y se ha estudiado por sus varios usos. Popularmente, el CDB se ha utilizado para tratar la ansiedad, trastornos bipolares, un trastorno muscular llamado distonia, epilepsia, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson y esquizofrenia.

¿Cómo funciona?

El cannabidiol tiene efectos antipsicóticos. No es clara la causa exacta de este efecto. Sin embargo, el cannabidiol parece impedir la descomposición de una molécula química en el cerebro que afecta el dolor, el estado de ánimo y la función mental. Al no descomponerse este trasmisor y aumentar su nivel en la sangre parece causar la disminución de los síntomas psicóticos asociados con condiciones como la esquizofrenia. El cannabidiol podría también bloquear algunos de los efectos psicoactivos del delta-9-tetrahidrocannabinol (THC). Además, el cannabidiol parece disminuir el dolor y la ansiedad.

Dolor

El cannabidiol (CBD) está considerado un analgésico no eufórico y antiinflamatorio con antagonista de los receptores CB1 y efectos moduladores endocannabinoides. Fue aprobado en Canadá en 2005 para el tratamiento del dolor neuropático central en la esclerosis múltiple, y en 2007 para el dolor intratable del cáncer. Numerosos ensayos clínicos aleatorios han demostrado seguridad y eficacia para CBD en dolor neuropático central y periférico, artritis reumatoide y dolor de cáncer.(Russo-2008).

Efectos a nivel cerebral

Actualmente se están llevando a cabo varios ensayos clínicos para probar la eficacia del CBD en pacientes con epilepsia humana. Pero también hay evidencia, principalmente de estudios en animales y experimentos in vitro, de que el CBD puede tener propiedades neuroprotectoras, antiinflamatorias y analgésicas (alivio del dolor) y potencial valor terapéutico en el tratamiento de trastornos motivacionales como depresión, ansiedad y adicción. La eficacia del CBD viene dada por su capacidad para influir en una amplia gama de sistemas receptores en el cerebro y el cuerpo, incluyendo no sólo los receptores de cannabinoides, sino también muchos otros. Comprender los efectos neurológicos del CBD es un poco complicado, debido a la amplia variedad de receptores con los que interactúa. Pero esa complejidad puede ser la clave de su promesa como agente terapéutico. Los trastornos de motivación como la adicción y la ansiedad son ellos mismos muy complejos. Surgen de causas incompletamente entendidas que abarcan múltiples sistemas receptores y redes neuronales en el cerebro. Por lo tanto, los efectos complejos y multidireccionales del CBD pueden ser cruciales para su potencial para ayudar al tratamiento de tales trastornos.

Nauseas y Vómitos

La edición de febrero de 2013 del British Journal of Clinical Pharmacology sugiere que el uso medicinal del CBD puede potencialmente para (2):

  • Suprimir las convulsiones
  • Reducir la gravedad de las enfermedades / trastornos inflamatorios
  • Proteger la actividad neurológica evitando los trastornos neurodegenerativos
  • Reducir la gravedad de la depresión y la ansiedad

Sin embargo, uno de los efectos terapéuticos más interesantes del CBD es su capacidad antiemética, o anti-náuseas / vómitos.

Aunque molesto y a veces perjudicial, las causas biológicas de náuseas y vómitos juegan un papel importante en la progresión de muchas especies. Clasificada como una acción defensiva, el único propósito de esta respuesta es inhibir la digestión de compuestos tóxicos. Desde el descubrimiento del sistema endocannabinoide humano (ECS), los investigadores han descubierto que esta compleja red de receptores canabinoides desempeña un papel directo en la regulación de náuseas y vómitos (3).

Los hallazgos preliminares sugieren que la introducción de CBD indirectamente activa un compuesto único conocido como 5-hidroxitriptamiina-1A (5-HT1A). A través de una sinfonía biológica compleja, la activación de este neurotransmisor de monoamina reduce significativamente la sensación de náuseas y su posterior reflejo vómico (4). Debido a esta actividad, los investigadores han encontrado cannabis reduce significativamente náuseas y vómitos debido a la quimioterapia y otros tratamientos farmacológicos. De hecho, los estudios han encontrado que los efectos del cannabis para tratar estos síntomas son aún más potentes que muchos de los medicamentos modernos (3).

Dado que el CBD soporta altos niveles de anandamida al inhibir las enzimas de ácidos grasos responsables de degradar este compuesto, se cree que sus efectos anti-náuseas son parcialmente debidos a la activación prolongada de los receptores CB-1 dentro del cerebro (3). Como puede ver, la capacidad de reducir las náuseas y los vómitos a través de dosis terapéuticas de CBD es bastante prometedora. Al interactuar con múltiples procesos biológicos, el cannabis puede ser la clave para aquellos que experimentan tales síntomas.

¿Qué dosis se utiliza?

Los estudios clínicos consultados, demustran dosis eficaces para:

  • Dolor: de 10 a 30 mg /dia
  • Ansiedad: 30-60 mg/dia
  • Sedación mental: 150-300 mg/dia
  • Náuseas y vómitos: 2-10 mg/dia

Referencias

1. Malfait AM, Gallily R, Sumariwalla PF, et al. The non-psychoactive cannabis-constituent cannabidiol is an oral anti-arthritic therapeutic in murine collagen-induced arthritis. Proc Natl Acad Sci USA 2000;97:9561-6. View abstract.

2. Formukong EA, Evans AT, Evans FJ. Analgesic and anti-inflammatory activity of constituents of Cannabis sativa L. Inflammation 1988;12:361-71. View abstract.

3. Valvassori SS, Elias G, de Souza B, et al. Effects of cannabidiol on amphetamine-induced oxidative stress generation in an animal model of mania. J Psychopharmacol 2011;25:274-80. View abstract.

4. Esposito G, Scuderi C, Savani C, et al. Cannabidiol in vivo blunts beta-amyloid induced neuroinflammation by suppressing IL-1beta and iNOS expression. Br J Pharmacol 2007;151:1272-9. View abstract.

5. Esposito G, De Filippis D, Maiuri MC, et al. Cannabidiol inhibits inducible nitric oxide synthase protein expression and nitric oxide production in beta-amyloid stimulated PC12 neurons through p38 MAP kinase and NF-kappaB involvement. Neurosci Lett 2006;399(1-2):91-5. View abstract.

6. Iuvone T, Esposito G, De Filippis D, et al. Cannabidiol: a promising new drug for neurodegenerative disorders? CNS Neurosci Ther 2009;15:65-75. View abstract.

7. Bisogno T, Di Marzo Y. The role of the endocannabinoid system in Alzheimer’s disease: facts and hypotheses. Curr Pharm Des 2008;14:2299-3305. View abstract.

8. Zuardi AW. Cannabidiol: from an inactive cannabinoid to a drug with wide spectrum of action. Rev Bras Psiquiatr 2008;30:271-80. View abstract.

9. Izzo AA, Borelli F, Capasso R, et al. Non-psychotropic plant cannabinoids: new therapeutic opportunities from an ancient herb. Trends Pharmacol Sci 2009;30:515-27. View abstract.

10. Booz GW. Cannabidiol as an emergent therapeutic strategy for lessening the impact of inflammation on oxidative stress. Free Radic Biol Med 2011;51:1054-61. View abstract.

11. Ther Clin Risk Manag. 2008 Feb; 4(1): 245–259. Published online 2008 Feb. PMCID: PMC2503660 12. Cannabinoids in the management of difficult to treat pain Ethan B Russo

 

Artículo informativo facilitado por
L
aboratorios Espadiet