Descubre los beneficios de la miel de Manuka

Todas las mieles no son iguales. La miel de Manuka, producida en Nueva Zelanda, es un referente mundial por su calidad y propiedades.

Ángel Sans, gerente de Manuka World España, es un experto en este producto que, además de como alimento se ha utilizado tradicionalmente para aliviar dolores de garganta y catarros durante las épocas de frío. Sin embargo, la miel de Manuka ofrece estos y otros potentes beneficios para la salud que la convierten en un producto único. Ángel Sans nos explica cuáles son.

¿Qué es la miel de Manuka?

Es un alimento 100% natural, originario de Nueva Zelanda. Procede de un arbusto, el Leptospermun Scoparium, que crece en estado salvaje y, como toda miel, está elaborada por las abejas a partir del néctar de sus flores. Es un referente mundial por sus propiedades antibacterianas, antisépticas, antiinfecciosas, antiinflamatorias y antioxidantes. Además, contiene vitaminas A, C, D, B1, B2, B3, B5 y B6. Así como, minerales y oligoelementos incluyendo calcio, cobre, hierro, fósforo, magnesio, azufre, manganeso, yodo, sodio y potasio que pueden ayudar a aumentar nuestra energía y a potenciar el sistema inmune de manera natural.

¿Cuál es la principal diferencia con el resto?

Las mieles españolas, aunque de gran calidad, no contienen la concentración necesaria de Metilglioxal (MGO) para un uso equivalente al de la miel de Manuka.

¿Qué es el Metilglioxal?

Es un compuesto natural, presente en la miel de Manuka, responsable de su actividad y de gran parte de sus propiedades. Toda miel tiene un cierto grado de actividad que proviene de su contenido en peróxido de hidrógeno. No obstante, esta actividad se pierde rápidamente por factores externos, como la luz y/o el calor y, sobre todo, por la acción de la enzima catalasa, presente en nuestros tejidos. Sin embargo, el Metilglioxal (MGO) no es neutralizado por las enzimas intestinales, de ahí su gran efectividad.

¿Cómo saber si una miel contiene MGOTM?

El sello MGOTM Manuka Honey es un sistema de certificación propio que garantiza e indica la cantidad de Metilglioxal contenida en nuestros productos (miel pura o mezclada con própolis, aloe vera, jalea real y té verde y cremas, lociones, jabón, etc). Este sistema está basado en la corroborada evidencia científica de la existencia de dicho ingrediente natural en la miel de Manuka de Nueva Zelanda, permitiendo así la identificación y calificación en distintas graduaciones.

¿Por qué tomar su miel de Manuka y no otra?

Porque no toda la miel de Manuka es igual, es decir, no toda la miel de Manuka posee el mismo grado de Metilglioxal (MGO). Las propiedades de cada miel vienen definidas por el néctar de la flor en que las abejas van a libar. Es por eso que nosotros siempre recomendamos que se ponga especial atención en adquirir mieles de Manuka certificadas. Nuestro sello permite garantizar al consumidor la autenticidad, la calidad y el contenido en Metilglioxal (MGO) de la miel que ofrecemos de manera precisa.

Miel de Manuka: ¿El mejor antibiótico natural?

Aparte de los preparados nutricionales, existen otros complementos de origen natural que también aportan energía extra para la actividad deportiva o para nuestra vida en general: ginseng, levadura de cerveza, germén de trigo, lecitina de soja, polen, jalea real, etc. Entre los complementos naturales uno de los más recurrentes es la miel. Aunque hay muchos tipos diferentes de mieles, una de ellas destaca sobre el resto gracias a sus propiedades antibacterianas, antioxidantes, antiiinflamatorias y antiinfecciosas: se trata de la miel de Manuka.

Descubierta hace más de 4.000 años, la miel de Manuka proviene de la polinización del néctar del árbol Manuka (Leptospermum-scoparium), más conocido como Árbol del Té, autóctono de Nueva Zelanda. Contiene vitaminas A, C, D, B1, B2, B3, B5 y B6, además de diferentes minerales y oligoelementos como fósforo, calcio o hierro. Pero lo que hace más especial a esta miel es una sustancia natural llamada Metilglioxal (MGO), que se halla en altas concentraciones en el néctar de sus flores. Esta sustancia, a diferencia del peróxido de hidrógeno, no es neutralizado por las enzimas intestinales y de ahí su gran efectividad. Gracias a ella, nos ayudará más eficazmente a luchar contra toda clase de bacterias responsables de úlceras estomacales, duodenales y gastritis.

Además de la protección que aporta contra las bacterias, la miel de Manuka también tiene otros efectos positivos como el tratamiento de las afecciones de la piel, eczemas, quemaduras, acné o infecciones por hongos. También es capaz de reparar la piel dañada y regenerar su crecimiento, además de aumentar nuestra energía y potenciar nuestro sistema inmune de manera natural. En resumen, sus muchas y beneficiosas propiedades la convierten en uno de los elementos más preciados de la naturaleza.

Artículo facilitado por Manuka World
www.manukaworld.es