INFLAMACIÓN Y DOLOR EN LAS ARTICULACIONES

Según va avanzando nuestra edad, podemos encontrarnos con dolores en las articulaciones. Las caderas, rodillas y manos comienzan a mostrar calor e inflamación.

En medicina, se denomina artritis a esta inflamación articular. Lleva implicada una degeneración del cartílago y puede aparecer por distintas circunstancias. Una fractura, una infección y el desgaste son las más comunes si bien puede surgir igualmente como resultado de una afección autoinmune en la que el organismo se ataca así mismo.

En casos en los que se deba a una lesión, la inflamación puede remitir por sí sola una vez que la articulación ha sanado, sea debido a un tratamiento, a que se haya terminado la infección o a que la fractura haya curado.

Sin embargo, en otros muchos casos no desaparece dicha inflamación ni obviamente,  las molestias que causa y el problema se cronifica. Esto suele darse en edades relativamente avanzadas, si bien puede surgir en cualquier momento.

Artritis

Además de la inflamación y el dolor, veremos que la persona tiene un movimiento limitado y rigidez articular (especialmente por la mañana que suelen ir remitiendo al realizar movimientos lentos).

MANERAS DE ENFOCARLO

Dependiendo de la causa, se pueden aconsejar una serie de ejercicios para aumentar la flexibilidad y la movilidad, aumentar el tono muscular y aplicar frío y calor en la zona afectada. No se deben realizar sobreesfuerzos, ni mantener mucho tiempo una misma posición, ya que luego las molestias pueden ser mayores.
Uno de los factores importantes en este tipo de problemas articulares es el estrés, que lleva asociada una acidificación orgánica. Siempre deberemos poner especial atención en la regulación del PH y por ello deberemos controlar la alimentación evitando carnes rojas, mariscos, vísceras, quesos fuertes, azúcares, bebidas carbonatadas, chocolate, huevos, frituras e hidratos de carbono refinados. Se aconseja una alimentación rica en vegetales, frutas e hidratos de carbono integrales (evitando los que estén tratados con pesticidas).

Paralelamente, debemos poner especial atención en el motivo de esta acidificación, que como hemos comentado, puede deberse principalmente al estrés. Sería inútil pretender regular el PH sin regular el estado nervioso. Esto es debido a que un estado de nervios provoca una simpaticotonía y ésta lleva a una acidificación orgánica.

Otros factores a tener en cuenta para un correcto enfoque del problema, es la absorción intestinal, ya que un intestino con defectos en su mucosa o en la flora bacteriana no va a aportar al cuerpo los nutrientes necesarios para un correcto equilibrio.

Desde el punto de vista psicológico, podemos evaluar una posible desvalorización que queda reflejada en la manera de moverse en la vida y del esqueleto, que es el sostén principal del cuerpo.

AYUDAS

Al tratarse de un problema de absorción de minerales, no debemos centrar nuestra atención únicamente en el calcio, sino en todos en general. Recordemos que el calcio necesita magnesio para su correcta absorción y boro para fijarse en los huesos. Igualmente el calcio es conveniente que sea orgánico, ya que se absorbe con mayor facilidad y su deposición en las articulaciones es más difícil.

Artritis

Con respecto a las plantas, podemos pensar en Cola de Caballo (Equisetum Arvense) que aporta silicio y posee propiedades remineralizantes a la vez que aumenta la elasticidad de los tejidos. Está contraindicada en embarazo y lactancia, gastritis, úlcera gastroduodenal y puede irritar la mucosa gástrica. Para el dolor y la inflamación, podemos usar Harpagofito (Harpagophytum Procumbens) –ha mostrado más efectividad en extracto seco- contraindicado en embarazo, gastritis, úlceras y colon irritable; Corteza de Sauce (Salix Alba), con precaución en úlceras, trastornos de la coagulación o hemorragias activas y contraindicada en tratamientos con anticoagulantes; y Romero (Rosmarinus Officinalis) que no se debe aportar en casos de obstrucción de vías biliares, úlceras, gastritis, intestino irritable, colitis ulcerosa, Crohn, hepatopatías, epilepsia o Parkinson.

La oligoterapia nos brinda productos como el Manganeso-Cobalto, Azufre, Boro, Flúor, Fósforo y Magnesio.

La homeopatía depende, como siempre, de los modos de reacción de cada persona, debiendo ajustarse las tomas y los policrestos al caso individual, pero como medidas generales, se podría pensar en Silicea (excesiva sensibilidad al frío, raquitismo, inseguridad, timidez, meticulosidad y orden y secreciones y supuraciones crónicas). Calcarea Carbonica (dificultades en la asimilación orgánica, acidez digestiva, sensación de frío localizado y miembros y huesos cortos y anchos). Calcarea Fluorica (hiperlaxitud, varices, tendencia a nódulos óseos, inflamaciones ganglionares y raquitismo). Bryonia Alba (mejora con el reposo y duele con cualquier movimiento, el dolor provoca mal humor, mejora con el calor y posee un tropismo especial para las capas serosas). Colocynthis (mejora con el reposo, los dolores son calambroides, los dolores tienen principio y final bruscos y discontinuos y mejora el dolor cuando el enfermo se dobla). Ledum palustre (mejora con reposo y con frío, el dolor comienza abajo y va subiendo, las articulaciones se muestran hinchadas, calientes y de color pálido y puede sentirse una sensación de adormecimiento en el lugar del dolor agravándose por la noche y con el calor de la cama). Rhus Toxicodendron (empeora con frío húmedo y mejora con el calor, duele más al principio del movimiento y luego va cediendo la molestia mejorando con el músculo caliente). Apis Mellifica (articulaciones hinchadas o edematosas de color rosáceo con sensación de ardor y picor, mejora con el frío y empeora enormemente con el calor). Árnica Montana (empeora con frío húmedo, sensación de agujetas o de dolor de traumatismo, sensación de que la cama está dura con dolor al dormir y no soporta que le toquen en la zona afectada).

Existen dos remedios homeopáticos cuya acción es sintomática y por ello se debe hacer paralelamente un trabajo de fondo con cualquiera de las otras cosas, pero actúan muy bien como analgésicos. Se trata de Actaea Spicata (para dolores de las articulaciones interfalángicas proximales que se deforman y presentan nudos).

Artritis

Desde la técnica ortomolecular, son importantes los aportes de Cartílago de Tiburón por su función de reconstrucción, así como de dos nutrientes esenciales para los cartílagos, como son el Sulfato de Glucosamina y el Sulfato de Condroitina. Es recomendable que dichos productos estén acompañados de Metil Sulfonil Metano (MSM) un gran regenerador del cartílago.

Debemos olvidar que en este tipo de problemas no debemos conformarnos con la desaparición de las molestias, sino que debemos intentar reequilibrar el estado orgánico lo máximo posible para que además el daño no aumente, y para ello las técnicas naturales nos brindan gran cantidad de ayudas con efectividad comprobada.

Por Rafael Sánchez
Naturópata
Madrid