Helicobacter Pylori

Helicobacter PyloriEl Helicobacter Pylori es una bacteria que se encuentra en el estómago del 50% de la población y más de un 90% de los pacientes que padecen una úlcera gástrica dan positivo a la prueba de esta bacteria.

El diagnóstico de la infección puede ser detectado de modo serológico, mediante la presencia de anticuerpos IgM o IgG en sangre, o bien por el test del aliento, el cual mide la producción de hidrógeno tras la ingesta de urea, esto es porque dicha bacteria produce ureasas que descomponen la urea ingerida liberando el gas de hidrógeno por exhalación oral.

Tratamiento principal

Muchas sustancias antibióticas destruyen el Helicobacter Pylori en vitro, pero muy pocas han demostrado su efectividad en vivo. Dentro de ellos, el aceite esencial de orégano, clavo, menta o árbol del té y el extracto de semilla de pomelo son los que obtienen mejores resultados como terapia principal de erradicación.

A parte de esto hemos de tener en cuenta que el primer paso es alcalinizar el estómago para potenciar el efecto posterior del tratamiento elegido. Y también debemos recordar que para luchar contra la infección hemos de administrar mínimo dos tipos de antibióticos naturales diferentes. En referencia a la alcalinización tenemos como opción el carbonato de calcio o bien las ciruelas umeboshi o los zumos de frutas y verduras lactofermentadas en pequeñas tomas varias veces al día.

Al mismo tiempo hemos de dar un probiótico, ya que se ha demostrado que la erradicación del Helicobacter es mucho más eficaz si lo combinamos con el antibiótico. Las cepas específicas de dicha bacteria serían el lactobacillus bulgaricus y el streptococcus termophilus, junto con la levadura saccharomyces boulardii. Los probióticos se han de mantener un mínimo de 15 días después de haber acabado el tratamiento.
Otra gran ayuda es la ingesta del oligoelemento zinc, ya que regula el sobrecrecimiento bacteriano a lo largo de todo el tracto intestinal.

Tratamiento complementario

A parte de estas ideas principales tenemos otros complementos a tener en cuenta los que describiremos a continuación:

El arándano rojo americano, ya que impide la adhesión de la bacteria a la mucosa digestiva y a las paredes intestinales. Puede ser ingerido en forma de zumos concentrados en ayunas, al natural como una fruta hidratada por ejemplo en un yogur natural o bien en cápsulas estandarizadas.

El hinojo o la melisa en infusión o en extracto líquido disminuye los dolores cólicos, así como los gases, y además aumenta la producción de jugos gástricos tomado después de las comidas principales mejorando la digestión. Ya que estas personas suelen tener problemas de dispepsia a causa de la colonización bacteriana negativa.

El lactobacillus gg es otra cepa de probióticos a tener en cuenta ya que potencia la acción del resto de los suplementos aplicados.

El regaliz contiene glicirricina, un compuesto que tiene propiedades inmunoestimulantes con un elevado efecto antiséptico tanto sobre bacterias como sobre virus y además es el mejor complemento en casos de gastritis o úlcera gastro-duodenal.

Como tratamiento de base general sería correcto suplementar con un complejo inmunoregulador completo que contenga un conjunto de sustancias naturales responsables del aumento de las defensas, como por ejemplo: echinacea, pau de arco, propoleo, lactoferrina, vitaminas A y C, selenio, astrágalo, andrographis, uña de gato, jengibre, canela, eleuterococo, hongos como el maitake o el shiitake, calostro, etc.

El Helicobacter Pylori es una bacteria causante de muchos desarreglos digestivos e intestinales, además se necesita constancia para lograr su eliminación, pero en medicina natural tenemos más de una solución para finalizar este proceso y conseguir recuperar al 100% el buen estado de nuestro aparato digestivo, ya que constituye una de las piezas básicas de todo nuestro engranaje metabólico, de nuestro correcto aporte nutricional, así como de nuestra calidad de vida.

 

Belén GARCÍA LÓPEZ
Diplomada en Fisioterapia
Postgrado en Neurología
Graduada en Naturopatía
Homeópata
Nutricionista Experta en Macrobiótica