El fruto de rosa mosqueta
La concentración de vitamina C del fruto de rosa mosqueta es aproximadamente 30 veces superior a la presente en los cítricos.

La Rosa Mosqueta (Rosa affinis rubiginosa L.) pertenece al género Rosa, con aproximadamente 70 especies distribuidas por todo el mundo (1), dando nombre a la familia a que pertenecen (Rosaceae). Es originaria de área mediterránea y Europa Central y fue llevada a América del Sur por los colonos españoles, adaptándose de modo particularmente efectivo como planta silvestre en suelos secos de bajo valor agrícola, en el sur y centro de Chile (2).

El producto más conocido obtenido de la rosa mosqueta es el aceite obtenido de las semillas, utilizándose también los pétalos, el pericarpio del pseudofruto (cinorrodón o escaramujo), coloquialmente denominado cascarilla, o la pulpa.

Los análisis realizados sobre diferentes genotipos de rosa demuestran un alto contenido en ácido ascórbico presente en la pulpa de los frutos de rosa mosqueta (3). Evaluando características tales como peso, tamaño de la fruta, pH, índice de masa seca y solubilidad, encontraron concentraciones de ácido ascórbico de 301-1183mg/100 g de pulpa, mucho más que la naranja, que gira alrededor de los 40 mg/100 g de pulpa.

Rosa MosquetaComo término medio tanto en la cáscara como la pulpa la riqueza de ácido ascórbico oscila entre 300-500 mg/ml, encontrándose también carotenoides, entre los que destacan seis carotenoides principales (β-caroteno, licopeno, rubixantina, gazaniaxantina, β-criptoxantina, zeaxantina), junto a otros carotenoides menores (violaxantina, anteraxantina y γ-caroteno) (4), encontrándose también sales minerales (K, Ca, Na, Fe, Mg, P), ácidos orgánicos, fenoles, tocoferoles, aminoácidos, taninos, pectina o vitaminas A, B1, B2, E y K.

La presencia de ácido ascórbico en la cascarilla, junto al resto de componentes, representa una importante fuente nutricional con efectos antioxidantes, lo que explica el creciente interés depositado en esta planta. El estrés oxidativo se asocia a determinadas enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad o cáncer. Estudios epidemiológicos, muestran que las dietas ricas en polifenoles, carotenoides, vitaminas y otros agentes bioactivos antioxidantes, pueden retrasar la aparición de enfermedades asociadas al estrés oxidativo (5).

Determinados extractos acuosos obtenidos a partir de escaramujos de rosa mosqueta, han demostrado ser eficaces agentes protectores de eritrocitos, que por su fisiología son sensiblemente expuestos a fenómenos de oxidación, esta acción antioxidante es atribuida al ácido ascórbico, así como al resto de principios activos presentes en los escaramujos (6).

Se ha podido observar que a pesar de la pérdida de vitamina C durante el sometimiento a calor, la infusión guarda cantidades igualmente importantes. De hecho, se recomida la decocción al 3% (30 g/litro) de escaramujos de rosa mosqueta u otras especie de rosa, hirviendo a fuego muy lento en esta proporción durante unos 10 minutos, momento en el que dicha decocción alcanza los mayores niveles de vitamina C (7).

La decocción o infusión del pericarpio del fruto se recomienda en casos de catarro, gripe y resfriados, dado su alto contenido en ácido ascórbico (8). Su contenido en taninos le confiere una acción astringente útiles en el tratamiento de la diarrea.

Los escaramujos en general, se presentan como candidatos interesantes para el tratamiento de síntomas de enfermedades asociadas con el dolor y la inflamación, tales como la artosis (9,10) o la artritis (11).

En el caso de la diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular, asociadas a la obesidad, el consumo diario de 40 gramos de polvo de rosa mosqueta durante 6 semanas puede reducir significativamente el riesgo cardiovascular en las personas obesas, a través de la disminución de la presión arterial sistólica y los niveles plasmáticos de colesterol (12).

Se pueden utilizar de 3-4 tazas al día de la infusión de la cáscara del fruto de rosa mosqueta, dependiendo de la afección a tratar. Su sabor es muy agradable, se tolera excelentemente y no se han descrito efectos secundarios ni tóxicos.

REFERENCIAS

  1. Dogan A, Kazankaya A. Properties of Hose hip species grown in lake Van Basin (eastern Anatolia region). Department of Horticulture. Faculty of Agriculture, Yuzuncu Yil Universit, Van, Turkey. Asian J Plants Science 2006; 5(1): 120-2
  2. Eggers R, Ambrogi A, Von Schnitzler J. Special features of scf solid extraction of natural products: deoiling of wheat gluten and extraction of rose hip oil. Technical University of Hamburg – Hamburg, Germany. Braz J Chemical Engin 2000; 17(3): 1-8.
  3. Kazankaya A, Turkoglu N, Yilmaz M, Balta MF. Pomological description of Rosa canina selections from Eastern Anatolia, Turkey. Department of Horticulture. Faculty of Agriculture, Yuzuncu Yil Universit, Van, Turkey. Int J Botany 2005; 1(1): 100-2.
  4. Hornero Méndez D, Mínguez Mosquera M. Carotenoid pigments in Rosa mosqueta hips, an alternative carotenoid source for foods. J Agric Food Chem 2000; 48 (3): 825-828.
  5. Arts IC, Hollman PC. Polyphenols and disease risk in epidemiologic studies. The American Journal of Clinical Nutrition. 2005;81(1, supplement 1):317S–325S.
  6. Widén C, Ekholm A, Coleman MD, Renvert S, Rumpunen K. Erythrocyte antioxidant protection of rose hips (Rosa spp.). Oxid Med Cell Longev. 2012;2012:621579. doi: 10.1155/2012/621579. Epub 2012 Jul 8.
  7. Berdonces J.L. Gran enciclopedia de las plantas medicinales. Madrid. Tikal Ediciones 1998; 1: 838-839.
  8. Vanaclocha B, Cañigueral S. (Eds.) Fitoterapia: Vademécum de prescripción.4ª Edición. Barcelona. Masson 2003.
  9. Rein E, Kharazmi A, Winther K. A herbal remedy, Hyben Vital (stand. powder of a subspecies of Rosa canina fruits), reduces pain and improves general wellbeing in patients with osteoarthritis–a double-blind, placebocontrolled, randomised trial. Phytomedicine. 2004 Jul;11(5):383-91.
  10. Winther K, Apel K, Thamsborg G. A powder made from seeds and shells of a rose-hip subspecies (Rosa canina) reduces symptoms of knee and hip osteoarthritis: a randomized, double-blind, placebo-controlled clinical trial. Scand J Rheumatol. 2005 Jul-Aug;34(4):302-8.
  11. Willich SN, Rossnagel K, Roll S, Wagner A, Mune O, Erlendson J, Kharazmi A, Sörensen H, Winther K. Rose hip herbal remedy in patients with rheumatoid arthritis – a randomised controlled trial. Phytomedicine. 2010 Feb;17(2):87-93. doi: 10.1016/j.phymed.2009.09.003. Epub 2009 Oct 8.
  12. Andersson U, Berger K, Högberg A, Landin-Olsson M, Holm C. Effects of rose hip intake on risk markers of type 2 diabetes and cardiovascular disease: a randomized, double-blind, cross-over investigation in obese persons. Eur J Clin Nutr. 2012 May;66(5):585-90.
Por José Daniel Custodio
Licenciado en Biología
Máster en Fitoterapia Clínica