Dieta alcalinaDieta alcalina – Terapia Kousmine

Recomendaciones dietéticas

Desayuno

Crema Budwig

Batir en forma de crema los dos siguientes ingredientes:

  • 4 cucharadas de un yogur vegetal de soja o bien un trozo de tofu o unas cucharadas de crema de almendras blancas sin azúcar o de tahín sin tostar y sin sal.
  • 2 cucharadas de aceite de lino, de nuez o de germen de trigo prensado en frío sin refinar.

La emulsión ha de ser completa, por eso se ha de batir vigorosamente el aceite con el yogur mediante un tenedor.

A la mezcla se le ha de añadir lo siguiente:

  • El jugo de 1/2 limón.
  • 2 cucharaditas de un cereal integral acabado de moler.
  • 2 cucharaditas de un fruto oleaginoso también acabado de moler o bien entero crudo.
  • Y para endulzar 1 plátano aplastado maduro o bien un poco de miel, de sirope de ágave o de azúcar de caña integral mascabado, también llamada panela.

Al conjunto final se le puede añadir alguna fruta autóctona del tiempo, preferiblemente manzana.

KamutLos cereales a utilizar pueden ser la avena, el arroz, el kamut, la espelta, la quinoa, el amaranto, el trigo sarraceno, la cebada o el mijo, evitando el trigo común. Todos ellos han de ser integrales y prioritariamente de cultivo ecológico. En situaciones de estreñimiento, optaremos por la avena, si por contra hay diarrea, será mejor el arroz integral. Se aconseja no mezclar diferentes cereales en un mismo día, sino ir combinando cada uno de ellos en los días consecutivos.

Otra opción de consumo de cereales son los amasakes, de reciente introducción en nuestra cultura pero de larga y positiva experiencia en la dietoterapia asiática y en la medicina Macrobiótica. Consiste en la fermentación del arroz integral sin ningún otro añadido, simplemente un poco de sal marina. También tenemos las variantes de amasake a base de mijo o de avena en grano completo. La ventaja es que al ser un fermento contamos con los beneficios de la ingesta de un alimento vivo y una ayuda para nuestra flora bacteriana.

Respecto a los frutos oleaginosos, hemos de elegir una o dos variedades al día dentro de las siguientes alternativas: nueces, almendras, avellanas, piñones, pipas de girasol, pipas de calabaza, sésamo blanco o negro, pistachos, chía o cáñamo. Siempre crudos sin tostar y sin sal añadida.

Los que prefieran comer los alimentos por separado también pueden hacerlo. En este caso se puede substituir la harina de cereales por un pan integral de buena calidad y añadir un poco de aceite de girasol o bien crema de sésamo o de almendras blancas. O simplemente comer el pan integral con un puñado de frutos oleaginosos, un poco de tofu y una pieza de fruta.

Media mañana

A lo largo de la mañana aprovecharemos a beber los zumos de la Dieta Gerson.

Éstos se preparan mediante una la licuadora utilizando media porción de zanahoria y media de manzana. No deben ser edulcorados de ninguna manera y se han de tomar en el mismo momento de hacerse, en torno a un licuado cada dos horas aproximadamente siempre que sea posible.

Comida

Las proporciones del plato serían las siguientes:

  • 25% alimentos crudos (ensalada variada a la que se le añadirá algún germinado).
  • 25% verduras cocinadas al vapor.
  • 25% cereales integrales cocinados al vapor.
  • 25% proteínas vegetales (legumbres secas como son lentejas en todas sus variedades, habas, garbanzos, guisantes, soja amarilla o negra, judías azuki, soja verde o mungo o bien unos cuantos frutos secos oleaginosos crudos).

Complementos

Aderezar la ensalada y la verdura con aceites vírgenes prensados en frío no refinados, con prioridad por el aceite de sésamo o de oliva.

Se pueden confeccionar salsas para realzar el sabor de los alimentos, ya que al evitar los fritos, planchas y hornos a alta temperatura el gusto es más suave. Las salsas serían preparadas a base de tamari, shoyu, vinagre de manzana, genmai-su, pasta de umeboshi, crema de espelta o crema de avena.

Las algas son otro gran complemento a tener en cuenta.

Postre

Es en todo caso opcional y las mejores alternativas serían:

  • Un yogur vegetal o cualquier otro fermentado como por ejemplo el chucrut.
  • Una compota de manzana casera.
  • Un bol de piña natural.
  • Una ración de papaya fresca.

Media tarde

Una sopa hipocrática o bien un miso de quinoa.

Sopa Hipocrática

  • 1 trozo de apio
  • Unas ramas de perejil
  • Un poco de ajo al gusto
  • ¼ de raíz de hinojo
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 1 tomate
  • 1 patata
  • 1 manzana
  • Agua mineral natural

No pelar ninguno de estos vegetales, sencillamente lavarlos bien y cortarlos en trozos grandes. Cubrir todo con agua y cocinar a fuego lento durante una hora. Dejar templar y triturar hasta obtener una textura muy fina.

Miso de quinoa

  • 20 gramos de quinoa real (blanca, negra o roja; según la estación).
  • Una cucharada sopera de miso de arroz integral (genmai), de cebada (mugí) o de soja (hatcho). En épocas de mucho calor podemos optar también por el de arroz 100% sin soja añadida, es decir el shiro-miso.
  • Un trozo de alga kombu. También podría ser alga wakame o arame.

Lavar en primer lugar los granos de quinoa y ponerlos a hervir junto con el trozo de alga a fuego suave hasta que se separe el anillo del grano, ya que este hecho quiere decirnos que está ya cocinada. Fuera del fuego añadimos la cucharada de miso, la disolvemos y dejamos reposar la sopa durante unos 10 minutos. Ya está entonces preparada para tomar.

Cena

En este caso las proporciones serían las siguientes:

  • 1/3 ensalada.
  • 1/3 cereales integrales.
  • 1/3 verdura al vapor.

Complementos:

Los mismos que para la comida.

Otras opciones:

Fruta del tiempo a la cual se puede añadir algunos de los siguientes complementos como por ejemplo:

  • Sopa de copos de cereales.
  • Sopa de cebolla con pan integral sin tostar.
  • Sémola de grano entero de espelta o de bulgur o de cuscús integral.
  • Un yogur de avena.
  • Una ensalada de tempeh de garbanzo.

Fundamentos de la dieta

Evitaremos:

  • Los dulces.
  • Las harinas blancas refinadas.
  • Los fritos y la plancha.
  • El pan blanco.
  • Los aceites recalentados y refinados.
  • Los productos animales y sus derivados.
  • Los lácteos.
  • Las bebidas artificiales, gasificadas o azucaradas.

Daremos prioridad a:

  • La cocina al vapor y los alimentos crudos.
  • El consumo del alimento en el mismo momento de ser elaborado.
  • Los alimentos integrales y ecológicos.

Dieta Kousmine en casos agudos, agravaciones o cáncer

Cura de 21 días dividida en 3 etapas:

1. Primera semana:

Nos alimentaremos únicamente de fruta fresca en pequeñas cantidades y zumos de frutas o de hortalizas acabados de preparar. Cada bocado será masticado cuidadosamente.

A la noche aplicaremos un lavado intestinal seguido de una irrigación rectal de aceite de girasol.

2. Segunda semana:

Se harán 3 comidas al día compuestas de alimentos crudos como son fruta fresca, zumos naturales, frutos secos oleaginosos, cereales crudos molidos o germinados, miel, polen, tempeh, aceite prensado en frío y verdura en ensalada.

Esquema de ejemplo:

  • Desayuno: fruta fresca y crema Budwig.
  • Comida: ensalada con semillas de chia rehidratadas y una cucharada de cereales de grano completo.
  • Cena: fruta, yogur y una cucharadita de aceite de lino o bien de frutos oleaginosos.

3. Tercera semana:

Se añadirá algún cereal hervido y abundante verdura al vapor.

El enema o lavado intestinal

Rellenaremos el depósito con 2 litros de agua tibia en la cual haremos una infusión de manzanilla o de café verde. Colgaremos el depósito un metro por encima del nivel del tronco. Haremos salir un poco de agua por la cánula para eliminar el aire. Cerraremos el grifo y aplicaremos a la cánula un poco de aceite para facilitar su penetración.

Nos tumbaremos en el suelo o en la cama sobre el lado izquierdo e introduciremos la cánula con cuidado. También podemos colocarnos «de cuatro patas». Una vez introducida la cánula abriremos el grifo y dejaremos que se vacíe el depósito. Si notamos dolor o deseo de evacuar, interrumpiremos el lavado, ya que no tiene sentido aguantar. Después de evacuar, rellenaremos de nuevo el depósito y volveremos a comenzar hasta conseguir introducir la totalidad del depósito.

Una vez evacuado, rellenaremos una pera de 60 cc. con aceite de lino y la vaciaremos en el recto. Este aceite, rico en vitamina F, ejercerá una acción regeneradora sobre toda la mucosa intestinal.

Suplementos naturales

  • Vitaminas y minerales como el selenio y el magnesio.
  • Alcalinizantes, principalmente el potasio.
  • Hongos específicos inmuno-reguladores.
  • La L-glutamina para la correcta absorción y tolerancia intestinal.
  • Antioxidantes a base de Café verde en extracto puro y de Ácido Alfa-Lipoico.
  • El aminoácido N-Acetil-Cisteína y las infusiones de Cardo Mariano para la depuración hepática.
  • Zumo de granada.
  • El 3 Indol – Carbinol como complemento o bien a través de alimentos del genero Brassica, en especial el Brécol.
  • Tratamiento fundamental del terreno emocional individual.

Belén García López
Diplomada en Fisioterapia
Postgrado en Neurología
Graduada en Naturopatía
Homeópata
Nutricionista Experta en Macrobiótica