CENTELLA ASIÁTICA

Los elefantes son, desde tiempos inmemoriales, los estandartes de la resistencia y la longevidad así como ejemplos de la capacidad memorística y de recuerdo.

Los elefantes comen hierbas, pero una de sus preferidas es la Centella Asiática (Hidrocotyle Asiatica) y por ello, los antiguos habitantes de la India hicieron rápidamente la asociación. Esa planta cuyas hojas se encuentran en su parte baja, tiene algo que ver con las capacidades de los elefantes y consecuentemente, si se ingieren deben proporcionárselas a quien las coma.

Centella asiática

No estaban muy desencaminados quienes eso pensaban. Por una parte nos encontramos ante una planta con un gran poder cicatrizante y reepitelizante además de presentar una capacidad antiséptica. Quizá eso les hacía pensar que gracias a ella se recuperaban antes de las heridas, lo cual es cierto. Además, internamente, es tónico y antidepresivo, lo que desemboca en más energía y optimismo.

Centella asiática

Por todo ello, está indicada en casos de úlceras, heridas, eczemas, quemaduras, psoriasis, conjuntivitis, faringitis, etc. Todo ello en aplicaciones sobre la piel.

Ingerida se utiliza para proteger los vasos sanguíneos y en estados de depresión.

Igualmente, debido a sus propiedades como tonificadora de los capilares sanguíneos y reepitelizante, se utiliza en tratamientos contra la celulitis

Sus contraindicaciones se centran en el sistema digestivo, ya que no se recomienda su uso en úlceras gastroduodenales.

Centella asiática

Igualmente, debemos poner especial atención en el uso de esta planta, ya que posee cierta cantidad de principios tóxicos. Debido a ello, a dosis altas actúa como estupefaciente y narcótico, produciendo dolores de cabeza, vértigos, hipotensión e insuficiencia respiratoria. Igualmente, un uso excesivo en aplicaciones tópicas puede dar lugar a fenómenos de hipersensibilidad.

En lo tocante a su dosificación, podemos usarla aplicándola sobre la zona afectada de la piel en forma de cataplasmas de planta fresca.

En polvo, se pede aplicar dos veces al día también sobre la zona a tratar.

En infusión, se recomienda una cucharadita de café por taza, pudiendo tomar tres tazas al día.

En extracto fluido (1:1), se recomiendan de 10 a 30 gotas tres veces al día.

En tintura (1:10), 50 gotas tres veces al día.

Extracto seco (5:1), 100 mg de una a tres veces al día.

Bibliografía de dosificación: Fitoterapia. Vademécum de Prescripción, Masson, Colegio de Farmacéuticos de Bizkaia y Asociación Española de Médicos Naturistas

Por Rafael Sánchez
Naturópata
Madrid