Los radicales libres
Son  partículas de deshecho del proceso de metabolización de los alimentos, compuestos de átomos o grupos de átomos que llevan carga negativa  (electrón) y que buscan otro átomo de carga opuesta para aparearse. Esto les resulta realmente difícil, por lo que recorren nuestro cuerpo en busca de una molécula susceptible de robarle un electrón con el fin de encontrar la estabilidad electroquímica.

Como decíamos antes, esto no resulta nada fácil, por lo que si no lo consiguen acabarán siendo deshecho, restos no utilizables que atacan nuestros tejidos y los envejecen. Pero si lo consiguen, entonces la molécula víctima del robo de uno de sus electrones, se convertirá a su vez en un nuevo radical libre, pues se queda con un electrón desapareado, con lo cual se genera una reacción en cadena que destruye nuestros tejidos celulares y provoca el envejecimiento y la enfermedad. Y todo esto sucede en milésimas de segundo.

antioxidantes¿Qué son los antioxidantes?
Es una sustancia capaz de neutralizar la acción oxidante de los radicales libres, para lo cual actúan liberando electrones en nuestra sangre que al ser capturados por esos radicales libres, que buscan pareja,  los convierte en moléculas estables. Los antioxidantes son como cebos que cazan radicales libres o electrones y se aparean con ellos, convirtiéndolos en moléculas estables.

Durante toda la vida de una persona su cuerpo estará luchando contra los radicales libres que tienen su origen no sólo en nuestra alimentación, sino también en agentes externos como la contaminación, el tabaco, una alimentación no equilibrada, como aceites vegetales hidrogenados, los ácidos grasos  de las carnes y de la leche. Para luchar contra ellos, necesitamos aumentar la ingesta de  alimentos ricos en antioxidantes como los betacarotenos (frutas, hortalizas y verduras de color rojo a naranja) vitamina E apoyado con selenio, vitamina C (kiwi, cítricos, pimiento verde, fresas, tomates, coles)  y  flavonoides, ( te verde y vino). Si nuestras células están bien, nuestro cuerpo estará bien y por ello es necesario protegerlas de los radicales libres.

El beneficio de la oxigenoterapia
Existe un elemento llamado sulfato de deuterio o detrosulfazima cuya misión es dividir la molécula del agua contenida en nuestro cuerpo, con lo cual genera por un lado hidrógeno y por otro oxígeno naciente, que se llama así porque para formarse necesita atraer un electrón (el radical libre), que, como hemos visto antes, está continuamente buscando algún átomo con quien unirse.

Por ello, la gran eficacia de este tratamiento es que al beneficio de generar oxígeno, que es la base de nuestra vida, le añade la eliminación de los peligrosos radicales libres.

La ausencia de oxígeno va dañando nuestro organismo, atacando a todo nuestros planos, el físico,  el mental y consecuentemente el anímico. En déficit de oxígeno, se ve perjudicado, en cuanto al plano físico se refiere,  el sistema circulatorio (hinchazón de pies, pérdida de memoria,..), el cardio-vascular (insuficiencia cardíaca, menor capacidad respiratoria) y, entre otros, el aparato digestivo y el hígado.

En el plano mental, disminuye la actividad intelectual, aumenta la pérdida de memoria y se producen alteraciones del sueño, a la vez que aumenta la sensación generalizada de cansancio. Todo ello lleva a desestabilizar el plano anímico y por tanto nuestro equilibrio emocional, produciendo situaciones de estrés, depresión, desánimo, decaimiento, inseguridad o muchos otros síntomas.

Una solución eficaz
Lo más preocupante es que ese deterioro de nuestra calidad de vida ya no es una situación esporádica, sino que se va convirtiendo cada vez más en una situación cronificada y nos vamos acostumbrando a malvivir con ella.

Descartadas enfermedades importantes, seguimos sin sentirnos bien del todo y si realizásemos una encuesta con las personas que nos rodean, veríamos que más de un 80% sufre alteraciones leves de salud física y/o psicológica. Pues todos ellos seguramente están relacionados con una insuficiencia de oxígeno y son solucionables en gran parte con un aporte extra, a la vez que nuestro sistema inmunitario se verá reforzado, previniendo posibles próximas enfermedades, quizás algunas de gravedad.

El Oxígeno es vida y su aporte extra garantiza una mejor salud física, mental y emocional.

Jaume Queral Marco
Naturópata
Director de la Escuela Int. de Flores de Bach
Formador – Coaching Emocional