Similar a la oligoterapia respecto a postulados, forma de actuar y resultados, las sales de Schüssler son reconocidas cada vez más como una parte integrante de las medicinas complementarias. En noviembre del año 2000, y con motivo del IV Simposio Nacional, Herrn Günther Heepen impartió en Madrid un Seminario sobre Sales de Schüssler y su aplicación práctica en Pediatría. Sintetizamos la primera parte de su ponencia, relativa al fundamento de la acción de las sales, para lo cual pasa revista a los principios básicos de la terapia bioquímica mineral, así como las características e indicaciones de cada una de las doce sales. Se trata de una terapia natural, exenta de riesgos y que puede complementar a cualquier otra terapia y tratamiento.

Günther Heepen (Heilpraktiker, psicoterapeuta, presidente regional de la Sociedad Bioquímica Alemana) expuso en primer lugar los principios básicos de actuación de las sales de Schüssler, basados en la bioquímica y la fisiología del organismo. Desarrollada entre otros especialistas por el médico alemán Wilhelm Schüssler (1821-1898), la bioquímica es la ciencia que estudia la composición y estructura química de los seres vivos y la dinámica de sus procesos metabólicos.

DR SchusslerPara Schüssler, si se mantiene la nutrición celular, la actividad celular es normal y no hay enfermedad. Las células del cuerpo humano necesitan nutrirse de compuestos orgánicos complejos y de sustancias inorgánicas o sales minerales. La deficiencia de una sal mineral impide que las células asimilen y utilicen los compuestos orgánicos, por tanto desde esta concepción los déficits de sales inorgánicas bien definidas y concretas son la causa última de la enfermedad. Mediante el aporte de dichas sales minerales puede restablecerse la nutrición y el metabolismo celular y, con ello, la salud.

Son doce las sales inorgánicas o minerales, definidas como elementos nutritivos esenciales para las células, porque actúan como agentes funcionales fisiológicos del organismo. Se trata en definitiva de una terapia celular, en la cual el aporte de las sales desencadena un estímulo que capacita a las células para una mayor absorción de las sales inorgánicas contenidas en la alimentación.

El método terapéutico de Schüssler se basa en los procesos químico-fisiológicos desarrollados en el organismo. Como concepto básico de esta química fisiológica se establece que cualquier expresión fisiológica, incluidas las facultades intelectuales y las motivaciones psíquicas, están íntimamente relacionada con los cambios químicos dentro y fuera de las células del organismo.

Agentes funcionales
Schüssler centró su terapéutica en 12 sales minerales presentes en la sangre y los tejidos, denominadas agentes funcionales porque ejercen una determinada influencia sobre determinadas funciones orgánicas del cuerpo. Las células asimilan las sales en forma de iones, que se disponen a ambos lados, dentro y fuera, de la membrana celular, preservando la vida celular mediante el intercambio de sustancias con el exterior.

Los trastornos moleculares de las células enfermas son restaurados por las moléculas de sales minerales de igual signo, procedimiento por el que se desactiva o anula la inhibición del intercambio célula-intersticio. Al tratarse de una terapia reactiva, la cantidad de sustancia necesaria es pequeña, aproximadamente equivalente a la concentración que se encuentra en la sangre y los tejidos.

Respecto a cómo hacer uso de las sales, si se necesita tomar más de una suele aconsejarse alternarlas diariamente y pocas veces el empleo simultáneo. Se recomienda evitar la ingesta de estimulantes fuertes (tabaco, alcohol, café, alimentos muy condimentados, picantes, …), así como distanciar las sustancias aromáticas de las tomas, para no restar eficacia a las sales. Dejar disolver los comprimidos lentamente en la boca, sin ningún líquido adicional, para una mejor absorción mucosa. Los tratamientos deben mantenerse durante un largo plazo, hasta el restablecimiento del equilibrio bioquímico. La rapidez para conseguir una mejoría total o parcial depende de la intensidad de la alteración, del estado físico general y de la constitución psíquica. En el caso de los niños se pueden triturar o disolver los comprimidos en agua, sin utilizar cucharas metálicas.

Sobre las dosis, en estados agudos y subagudos tomas frecuentes cada hora o media hora según su intensidad. En estados crónicos o como terapia de
mantenimiento, 1-2 comprimidos, 2-4 veces al día.
Debe administrarse 15 minutos antes o una hora después de las comidas.

Características e indicaciones:
Son 12 sales con diferentes tipologías y funciones, administradas cuando el cuadro que presenta la persona es similar al biotipo representativo de cada sal.

1.- Calcium fluoratum: presente en esmalte dental, huesos, células epidérmicas y tejido conjuntivo, donde produce un efecto de sostén y reabsorción de induraciones (endurecimientos) vasculares. Indicada en pérdida elástica vascular (hemorroides, varices, arteriosclerosis, …), enfermedad ósea y dental, problemas articulares, lesiones discales, raquitismo, induración tisular y glandular, falta de sostén corporal o debilidad postural, envejecimiento cutáneo. Síntomas que mejoran con el calor y empeoran con el frío y la humedad.

2.- Calcium phosphoricum: es la sal más abundante del organismo, con función plástica (síntesis protéica) sobre todos los tejidos, en los que fortalece su estructura ósea, además de actuar sobre las membranas celulares limitantes. Indicada en enfermedades óseas y dentales, fracturas y esguinces, anemia y astenia, procesos pulmonares, trastornos del sueño y alteraciones de tipo nervioso, trastornos menstruales, fases de desarrollo y crecimiento, embarazo y convalecencia. Empeora por la noche y en reposo excesivo. Debe tomarse en períodos largos.

3.- Ferrum phosphoricum: imprescindible en la síntesis de hemoglobina de la que forma ¾ partes del total, se encuentra en todas las células, interviene en múltiples procesos enzimáticos, tiene un papel en la inmunidad, es importante para reponer pérdidas de la mujer, así como durante el crecimiento, gestación y lactancia. Indicada en la fase inicial de procesos inflamatorios y febriles (=inflamación seca sin secreción) y diarreas estivales con fiebre, estados anémicos, enfermedades infantiles debilitantes, dolor y síntomas reumatoides, hemorragias, problemas traumáticos (heridas, hemorragias, contusiones y distensiones), sobrecarga física, gastritis catarral con vómitos y espasmos. Situación que empeora por la noche, con calor y movimiento, y mejora con reposo y aire fresco.

4.- Kalium chloratum: forma parte de todas las células, posee efectos específicos sobre la excitabilidad nerviosa y muscular y su déficit ocasiona graves alteraciones de la musculatura lisa y estriada, es activador metabólico (glucólisis) e interviene en la síntesis protéica. Indicada en catarro de mucosas y diversos órganos con secreción fibrinosa espesa blanquecina (=2º estadio del proceso inflamatorio) localizada en piel y/o mucosas, inflamación otorrinolaringóloga, neumonía, pleuritis fibrinosa y bronquitis, reumatismo y tendovaginitis, verrugas, sabañones y quemaduras. Afecciones que mejoran con el calor y empeoran con el movimiento y una dieta grasa o fuerte.

5.- Kalium phosphoricum: es importante en las células hemáticas, cerebrales, nerviosas y musculares, donde su déficit produce una marcada hipofunción acompañada de trastornos psíquicos y pérdida de memoria. Indicada en el tratamiento de enfermedades subagudas y crónicas por agotamiento psicofísico, nerviosismo, ansiedad con palpitaciones, histeria e insomnio, depresión, agotamiento y melancolía, apatía intelectual y pérdida de memoria, debilidad muscular con lumbalgias y paresias (=parálisis ligera), sirve de apoyo en cardiopatías orgánicas, hemorragias, estados infecciosos e inflamatorios con secreción fétida. Mejora con una actividad moderada y empeora con el esfuerzo.

6.- Kalium sulfuricum: forma parte de epidermis y células epiteliales mucosas, es un activador metabólico celular por participar en el transporte y oxigenación celular, así como en procesos inflamatorios con secreciones amarillentas viscosas (=3er estadio inflamatorio), actúa terapéuticamente como un eliminador y desintoxicante. Indicada en inflamaciones crónicas y exudativas viscosas en piel y mucosas, catarros purulentos de mucosas de tipo crónico a nivel otorrinolaringólogo y bronquios, en catarro gastrointestinal, hepatitis y nefritis, reumatismo articular doloroso, tendencia ansiosa y melancólica. Empeora al atardecer y en zonas cerradas y caldeadas, y mejora al aire libre.

7.- Magnesium phosphoricum: es después del potasio la 2ª sal más importante, participa en el sistema óseo (la mitad), sistema muscular, nervios y cerebro, hematíes, hígado ytiroides, es analgésico antiespasmódico, interviene en múltiples procesos enzimáticos, es antialergénico, antitrombótico, anticolesterol y protector cardíaco. Indicada en excitabilidad neuromuscular y cardíaca, cuadros espasmódicos acompañados de intenso dolor, tos convulsiva, cólicos, flatulencia y meteorismo, diarreas acuosas con dolor abdominal, neuralgias, opresión cardíaca, migraña. En fase aguda tomas frecuentes, cada 5 minutos, de 10 comprimidos disueltos en agua caliente.

8.- Natrium chloratum: es la sal sódica más importante y absolutamente vital, preferentemente en el nivel extracelular, presente en huesos y tejidos cartilaginosos, estómago y riñón. Es regulador del metabolismo hídrico, la presión osmótica y el equilibrio ácido-base, así como la excitabilidad nerviosa (bomba sodio-potasio), e interviene en la neoformación celular y la hematopoyesis (=formación o producción de elementos celulares de la sangre). Indicada en anemia, anorexia, pérdida de peso y neurastenia; cefaleas, catarro mucoso con secreción serosa y erupciones exudativas en piel; catarro gastrointestinal con diarrea acuosa, hipoacidez y aclorhidria (=falta de ácido clorhídrico), atonía intestinal con estreñimiento y hemorroides, hormigueo y entumecimiento de las extremidades, dolor de tipo reumático, mucha sed y apetencia por lo salado. Empeora por la mañana, con sobreesfuerzo físico y la humedad, y mejora con el aire fresco.

9.- Natrium phosphoricum: localizada en células nerviosas, músculos, hematíes y tejido conectivo, ayuda a eliminar el ácido úrico y otros productos del metabolismo y participa en el sistema tampón del fosfato y en el metabolismo del ácido láctico(= producto del metabolismo muscular en la conversión del glucógeno). Es neutralizante de la acidosis y trata síntomas ligados a procesos degenerativos e intoxicatorios de los trastornos metabólicos (=hiperacidez, vómitos, diarrea fermentativa, reumatismo, gota, calculosis renal y biliar, erupción cutánea con secreción amarillenta y cremosa). Buen remedio para inflamación mucosa (=conjuntivitis, faringo-amigdalitis, adenitis, gastritis con eructos ácidos, cistitis). Empeora con el movimiento, la humedad, el frío y la comida grasa.

10.- Natrium sulfuricum: localizada en líquidos tisulares (intersticio), de efecto descongestivo, detoxificante del metabolismo y el organismo en general, y activador del flujo biliar y la función hepática Indicada en enfermedades de los órganos de excreción y de drenaje (hígado, vesícula biliar, riñón, vejiga), erupciones cutáneas, sarpullidos, heridas antiguas, úlceras exudativas de las piernas, edemas, infección exudativa gripal con edema y congestión, y molestias reumáticas con hidrartrosis (=serosidad acumulada en una articulación), en secreciones acuosas y de color verde amarillento. Sensación permanente de frío, gran irritabilidad que pasa a depresión, peor por la mañana y en humedad.

11.- Silícea: componente del tejido conectivo, es importante para la constitución de la piel y anejos (uñas, cabello), mucosas y huesos, activa la formación de colágeno. También forma parte de pulmones, ganglios linfáticos y glándulas suprarrenales. Aumenta la capacidad de resistencia mecánica de los tejidos, está relacionada con el metabolismo cálcico e interviene con otras sustancias en la absorción de calcio de los alimentos, y estimula la fagocitosis en la defensa frente a las infecciones. Es el remedio principal de la supuración, fístulas óseas, caries y orzuelos. Indicada en enfermedades de uñas y cabellos y raquitismo, adenitis e induraciones ganglionares, procesos de cicatrización tórpida, alteraciones vasculares de distensión (varices, hemorroides), activa la resorción de hematomas y derrames, reduce los niveles sanguíneos de ácido úrico, y para hacer frente al aspecto avejentado y sudoración nocturna, desnutrición y poca resistencia. Empeora con el frío, por la noche y el movimiento, y mejora con el calor.

12.- Calcium sulfuricum: se encuentra en la bilis, es remedio de la supuración sobre todo crónica y con secreciones amarillentas e irritantes y en catarros de todas las mucosas. Indicada en abscesos (=acumulación de pus) que se abren, fístulas con pus amarillento y espeso, catarros mucosos espesos (=conjuntivitis, córiza, sinusitis, anginas), quemaduras, ulceración de la córnea e inflamación de la vejiga con supuración.