laurelDescripción:
El laurel es un hermoso árbol, de follaje verde y brillante, que vegeta espontáneamente en las regiones mediterráneas y enriquece con su armonía parques y jardines.

Las hojas de laurel se conservan durante todo el año y son duras y correosas, de color verde oscuro en el haz y algo más pálido en el envés. Las flores nacen en los extremos de las ramas, reunidas en grupos de cinco. Existen dos tipos de laureles: los que dan frutos (llamados “baguers” en catalán) y los que no los dan, que son los machos.

Se cría en zonas sombrías y húmedas del litoral, donde gozan de un clima no demasiado extremo, ni por la sequedad del verano ni por las bajas temperaturas del invierno.

Aplicación:
De las bayas de laurel se extrae una esencia compuesta fundamentalmente de cineol, linalol y geraniol. También aparecen materias grasas. En cuanto a las hojas, se componen mayoritariamente de cineol, con cantidades variables de eugenol, pineno y determinados ácidos orgánicos como el acético, el isobutírico y el valeriánico.

Al laurel se le ha considerado desde siempre como tónico estomacal, carminativo, balsámico y antiséptico. Es ampliamente utilizado en cocina, ya que sus hojas confieren a los manjares un agradable perfume.

De hecho, en la cocina española existe la costumbre de hacer cocer las hojas de laurel en algunos guisados de carne y pescado, con objeto de hacerlos más aromáticos y apetecibles. Se recomienda especialmente esta práctica en la alimentación de personas inapetentes, y siempre que se quiera excitar el estómago atónico. Por el contrario, en aquellas personas que padezcan de hipersecreción estomacal, no está recomendada ni esta planta ni ninguna otra; más bien deberán acostumbrarse a comidas insípidas, poco condimentadas, a fin de no sobreestimular el estómago.

Administración:
.- Infusión. Verter 15 hojas de laurel en 1 litro de agua muy caliente. Filtrar al cabo de 10 minutos, edulcorar el líquido con un poco de azúcar y beberlo a continuación.
.- Baño. En una bañera llena de agua caliente se vierte el líquido obtenido después de macerar durante un par de días 400 g de frutos y hojas de laurel. Este baño antes de acostarse prepara al organismo para un descanso tranquilo y prolongado.
.- Linimento. Con el aceite de laurel obtenido de las bayas se puede preparar un linimento. Para ello se maceran los frutos en una tacita de aceite de oliva. Pasados 20 días, se machacan y filtran a través de un pedazo de tela. Este aceite debe conservarse alejado de la luz y se aplica dando pinceladas sobre la parte dolorida.

Floración y recolección:
Florece en primavera, siendo ésta la mejor época para recolectar las hojas. Los frutos, por su parte, se recolectan cuando están completamente maduros. Tanto las hojas como las bayas se deben poner a secar a la sombra, en un lugar exento de polvo.