lactoferinaSe la conoce como la proteína roja de la leche. Es una glicoproteína con capacidad de unirse a dos átomos de hierro férrico (Fe3+). Es estable a un pH ácido. La lactoferrina se encuentra en diversos fluidos corporales: lágrimas (1500-2000 mcg/ml), fluido seminal (500-1000 mcg/ml), moco cervical (500-1000 mcg/ml), secreciones nasales (100 mcg/ml), saliva (5-10 mcg/ml), orina (1 mcg/ml), sangre normal (0,02-1 mcg/ml), sangre con inflamación (40-200 mcg/ml) y neutrófilos (2-15 mcg/106 cálulas).

Funciones biológicas:

Mejor que un suplemento de hierro ya que reequilibra su metabolismo. Debido a que favorece la fijación del hierro presente en la alimentación y aumenta su absorción; su afinidad por el hierro es 260> a la transferrina sérica y protege las reservas de hierro.

Función antimicrobiana:
Antibacteriana y bactericida (estafilococo aureus, escherichia coli, salmonella enteritidis, vibrio cholerae, klebsiella pneumoniae, pseudomona aeruginosa, proteus vulgaris, listeria monocytogenes, bacillus subtillis).

Antiviral (citomegalovirus, herpes simple, hepatitis C y VIH).

Antifúngica (candida albicans).Su mecanismo de acción se debe a que: secuestra el Fe por lo que impide su utilización por las bacterias e inhibe su multiplicación; produce una alteración de la membrana de las bacterias, por quitar sus lipopolisacáridos, lo que produce una pérdida de su integridad y su muerte; y porque estimula la fagocitosis por macrófagos y monocitos.

Estimulante del sistema inmunológico:

Produce una estimulación a nivel general ya que aumenta: el crecimiento de las bífidobacterias, el crecimiento de las células asesinas naturales (natural Killer Cells) y la actividad de los neutrofilos, lo que le permite ser una parte esencial del programa de mantenimiento inmunitario.

En el plasma es liberada por los neutrófilos en caso de: infección, inflamación, tumores y sobrecarga de hierro. Si los neutrófilos no la poseen, pierden su capacidad bactericida y aumenta la susceptibilidad a las infecciones.

Además, coopera con otros factores de defensa inespecífica presentes en secreciones exócrinas: lisozima, IgG, IgA, péptidos antimicrobianos.
Produce una estimulación local: estimula la inmunidad de las células de la mucosa intestinal y promueve su citotoxicidad lo que inhiben las infecciones y el desarrollo tumoral.

Protege frente a las infecciones gastrointestinales, tanto en los niños como en los adultos, y frente a las infecciones en general (gripe, infecciones renales, infecciones de vías respiratorias bajas, etc.).

Estimula el crecimiento y la proliferación de la mucosa intestinal.
Potente antioxidante: previene la formación de radicales libres liberados por los fagocitos y participa en el control de los daños celulares asociados con el envejecimiento.

Acción antiinflamatoria por: bloqueo de las citoquinas inflamatorias: IL-1ß, IL6, por que reduce la liberación de interleucinas, del factor de necrosis tumoral (TNF) y la liberación de prostaglandina E, por activar los linfocitos T8 y modular la actividad del complemento. Esto le hace ser muy útil en casos de dermatosis y estomatitis.

Preventiva de diversos tipos de cánceres (colon, vejiga, esófago y pulmón). Existen estudios en los que se observó que suprimió la formación de lesiones precancerosas en tumores de colon inducidos en ratas y en otros se vio que aumentaba la actividad de las células “natural Killer” en tumores de bazo.
Potencia el efecto de diversos medicamentos como antimicrobianos (b-Lactámicos y grupos azol), antifúngicos y potencia el efecto del retroviral AZT, lo que es muy importante, ya que puede ser una alternativa para disminuir la transmisión del SIDA de madre-hijo.

Ayuda a desarrollar la densidad ósea (osteoporosis) y frena la disposición de los huesos a las fracturas.