El colágeno, clave de la descalcificación y la artrosis.

Uno de los problemas de salud más extendidos en la sociedad actual es la osteoporosis y las fracturas de los huesos que provoca. Sin embargo no se ha explicado que la causa de esta enfermedad reside en la ausencia del colágeno, sustancia que permite la flexibilidad de los huesos y que además es el soporte del fosfato de calcio en el hueso.

Si no se repone a través de la alimentación el colágeno que se pierde, las sales cálcicas no tienen donde fijarse y el hueso se descalcifica y se vuelve rígido y seco.

articulaciones artrosisAsí pues cuando la formación del colágeno de los cartílagos se comienzan a desgastarse produce la temida artrosis. De este mismo modo también los tendones y los ligamentos se vuelven débiles y aparecen las roturas y torceduras además de los dolores articulares.

Por este motivo la solución no es la ingesta masiva de calcio, pues al no poderse fijar las sales cálcicas al hueso la descalcificación persistirá y se corre el riesgo de calcificar otros órganos como riñones, pulmones y vasos.

Asi pues es de vital importancia comprender el proceso que conduce a esta enfermedad y remediar la falta de colágeno, corrigiendo las carencias y errores de la alimentación, para que a través de ella se den al cuerpo los nutrientes necesarios para formar esta importante sustancia.

EL CALCIO

Es el elemento mineral que contiene el cuerpo en mayor abundancia. Aproximadamente tenemos un kilo y cuarto de él en nuestro organismo, siendo el 99% de esta cantidad la que se encuentra en los huesos en forma de FOSFATO CALCICO, que es una sal prácticamente insoluble y gracias a esto da RIGIDEZ Y DUREZA al esqueleto, ya que es el soporte de nuestro cuerpo y las cajas de protección de nuestro organismo. El 1 % restante interviene en el sistema nervioso, en la coagulación de la sangre en las contracciones musculares y muchos procesos hormonales. Por este motivo la concentración en sangre debe de mantenerse de una manera constante y una cantidad intercambiable entre el esqueleto y la sangre. Cuando el nivel de calcio en sangre es inferior al que el organismo necesita entonces el organismo libera calcio de los huesos para regular el aporte de este mineral tan necesario para el corazón, el sistema nervioso y los músculos, etc.

Por este motivo y teniendo en cuenta que diariamente perdemos calcio, es necesario ingerir diariamente de unos 800 a 1000 miligramos. Si en la dieta se introducen todos los días leche(preferiblemente vegetal como la de soja, o de almendras etc), yogur,
Quesos, cacao, almendras, avellanas, legumbres, huevos, moluscos o crustáceos, no tiene porque haber deficiencia de este elemento. La soja es muy rica en calcio y por ello es muy aconsejable tomarla.

EL FÓSFORO

La cantidad de este elemento en el cuerpo es de unos tres cuartos de kilo. De esta cantidad el 75% se encuentra en los huesos, es decir unos 500 gr. , mientras que el resto se utiliza en el organismo en las moléculas de “alta energía”, es decir las que aportan la energía suficiente para que se realicen las reacciones químicas necesarias en nuestro organismo.

El fósforo es pues importante para que el organismo pueda mantener en óptimo estado el sistema nervioso, las fibras musculares en los procesos mecánicos del movimiento y también en el sostenimiento del potencial de acción a lo largo de los nervios.

Existe entonces un intercambio del 25% de este elemento que está en los huesos con la sangre, al igual que con el calcio si en la alimentación no se provee del suficiente fósforo para el correcto funcionamiento del metabolismo corporal, el esqueleto da este elemento al organismo empobreciendo así el mismo los huesos. Por lo tanto la disminución del fosfato ósea también lleva a la del calcio, de manera que la dieta pobre en fósforo también conduce a la osteoporosis.

Los alimentos más ricos en fósforo son la yema de huevo, el hígado, los riñones, (las vísceras en general), los moluscos, crustáceos, quesos, soja, las almendras, las nueces, las avellanas y otras semillas.

Algunos de estos alimentos como los sesos, los quesos grasos, moluscos etc., son muy ricos en colesterol por lo que en determinadas dietas quedan excluidos, llevando a muchas personas a tener deficiencia de este elemento que causa agotamiento físico y mental, tienen problemas de memoria y se vuelven despistados. Teniendo en cuenta que por motivos de salud a veces hay que llevar estas dietas bajas en grasas la manera de aportar al organismo este elemento es tomar una cucharadita de lecitina de soja dos veces al día.

LA VITAMINA D

Esta sustancia es una vitamina que nos pueden suministrar los alimentos pero también es una hormona, ya que se fabrica en la piel por la acción de los rayos ultravioletas de la luz solar.

Su deficiencia produce raquitismo en los niños y osteomacia u osteoporosis en los adultos. Esta vitamina interviene en LA ABSORCIÓN Y FIJACIÓN DEL CALCIO EN LOS HUESOS, y tiene varias funciones como la de calcificar el hueso nuevo y mantener la concentración correcta de calcio en la sangre. También interviene a nivel intestinal para que se pueda realizar la absorción del caclcio en el intestino. Así mismo tiene una función remodeladora del esqueleto, debido a que el esqueleto tiene un metabolismo dinámico que forma y destruye continuamente tejido óseo.

Por todo esto explicado muy resumidamente la deficiencia de esta vitamina también provoca la osteoporosis.

La vitamina D, al igual que la A se localiza en las grasas, por lo que volvemos al mismo tema que el explicado anteriormente en el fósforo, el hecho de tomar lácteos desnatados y quitarle la grasa al jamón, o tomar otros tipos de productos bajos en materia grasa, que ya no se destina su consumo únicamente a aquellas personas que por problemas de metabolismo o de enfermedades vasculares no deben de tomarlos, sinó que su consumo está muy generalizado entre toda la población, incluyendo cada vez más a personas más jóvenes por la tendencia que existe en el estar delgado.

En verano la deficiencia de esta vitamina puede estar compensada por el hecho de tomar más el sol, pero en el invierno si no se aporta con la alimentación empieza a haber la carencia de esta vitamina.

La mejor manera de complementar que el organismo tenga la suficiente Vitamina D, es tomar ACEITE DE HIGADO DE BACALAO, que ahora pueden encontrarse en cápsulas de gelatina. También es importante que en el organismo no haya deficiencia de la vitamina A, que al igual que la D se encuentra en las grasas, y una manera fácil y correcta de aportarla es tomar zanahoria, ya que por su betacaroteno se convertirá en esta vitamina.

PROTEINAS Y COLAGENO

El colágeno es el soporte donde las sales cálcicas se depositan y mantienen los huesos en buen estado. El colágeno es una proteína, de hecho la más abundante que hay en el cuerpo humano, siendo el elemento esencial que forma los cartílagos, huesos, tendones y parades de vasos sanguíneos, tejidos conectivos y la parte orgánica de los dientes.

Teniendo en cuenta que las proteínas son los constituyentes de todos los tejidos de los seres vivos y de todos los enzimas que son las sustancias que permiten las reacciones químicas en el metabolismo de los seres vivos, podemos darnos cuenta que la gran importancia que en nuestro organismo tiene el COLÁGENO.

Hemos de destacar aquí la gran importancia que hay que darle a la prevención de la osteoporosis, pues una vez instalada la enfermedad el proceso de mejoría del hueso es muy lento.
En el cuerpo humano no existen reservas de proteínas ni tampoco de los aminoácidos que las forman, es por este motivo que cuando existe necesidad de aminoácidos para el trabajo del sistema nervioso o la formación de anticuerpos u hormonas, entonces el organismo las toma deshaciendo proteínas plasmáticas es decir de la sangre y de los tejidos.

Por este motivo es muy importante concienciar a la población de la importancia que debe dársele a realizar un desayuno completo ,con alimentos proteicos, y con fruta fresca.
De modo que las proteínas son los alimentos que nos van a suministrar los aminoácidos necesarios para la regeneración del colágeno y también nos van a permitir nuestro desarrollo intelectual.

Por este motivo es muy importante añadir alimentos proteicos en las tres principales comidas diarias. Un suplemento alimenticio muy rico en proteina es la levadura de cerveza.
Hay que tener en cuenta que la persona que no forma colágeno no solo presenta una descalcificación ósea sino que al no reparar los cartílagos, sufre de artrosis y también del deterioro de los TENDONES, que a veces se manifiesta por una tendencia a que se doblen los tobillos o A QUE CUALQUIER ESFUERZO CONLLEVE UN TIRON MUSCULAR QUE DUELE DURANTE SEMANAS Y A VECES DURANTE MESES.

UN HUESO SIN CALCIO NO SE ROMPE, SE DEFORMA.
UN HUESO SIN COLÁGENO ES FRÁGIL, SE ROMPE Y ADEMÁS NO PUEDE FIJAR EL CALCIO CORRECTAMENTE, YA QUE LE FALTA EL SOPORTE DEL MISMO.

EL MAGNESIO

El magnesio es una alimento mineral del que tenemos en nuestro organismo unos 24 gramos y del que necesitamos ingerir unos 500-600 miligramos diarios.

Debido al abonado químico de nuestros cultivos existe una gran deficiencia de este mineral en nuestros alimentos, por lo que cada vez más existen problemas de salud debido a esta deficiencia.

El magnesio interviene en todas las reacciones químicas que se hacen con gasto de energía.

La deficiencia dietaria del magnesio está asociada a altas incidencias de muertes repentinas, enfermedades coronarias, hipertensión, ataques cerebrales , arritmias, etc.

Los alimentos ricos en magnesio como el chocolate, las almendras, los frutos secos como el cacahuete, las nueces, las avellanas, las legumbres como la SOJA, las judias las gambas y el salvado, tienen una cantidad diez veces mayor de calcio que de magnesio, circunstancia que produce dificultad en la absorción del magnesio por el organismo, por ello es necesario aportar un suplemento de este mineral. Por ello a pesar de que las necesidades de este mineral son de unos 300-350 Mg. Diarios, debemos aumentar la ingestión del mismo a unos 500-600 miligramos pues se sabe que al menos la mitad del suministrado por los alimentos se pierde con las heces.

Es importante saber que el cloruro y el sulfato de magnesio son los más laxantes, pero las personas que han tomado corticoide o a las que les han hecho infiltraciones a veces tienen tendencia a retener sodio y cloruros por lo que es recomendable que lo tomen como CARBONATO, óxido o lactato.

Cuando el deterioro de los cartílagos y la desvitalización del hueso se deben al menos en parte a la deficiencia de magnesio, la persona presenta síntomas de fatigarse con facililidad, duermen mal, se despiertan cansados, tienen hormigueos, calambres, pinchazos, taquicardias, espasmos en la laringe, opresión torácica, diarrea o estreñimiento, hacen mal las digestiones, en ocasiones se caen cabellos a mechones o se abren las uñas y se rompen. Con frecuencia los espasmos alcanzan los vasos sanguíneos provocando subidas de tensión que frecuentemente suele estar descompensada.

Por todo lo anteriormente explicado es muy importante y conveniente que las personas aquejadas por esta enfermedad tomen el suplemento de magnesio, teniendo en cuenta que también sería conveniente que a partir de los 40 años todas las personas tomasen este suplemento como medio de prevención.

LA VITAMINA C

La vitamina c o ácido ascórbico es el reductor que el cuerpo humano utiliza normalmente en medio acuoso.

Esta vitamina también tiene un papel importante en los huesos por lo que es muy recomendable tomarla a lo largo del día y preferiblemente al empezar el día.
Para ello basta con desayunar con cítricos o zumo de cítricos y comer alguno más durante el dia como los quivis, fresas, tomates crudos o la piña y el mango.

LYDIA ORIHUELA RENDÓN
REFLEXÓLOGA
MIEMBRO DE LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE DIPLOMADOS (FEDINE).
Inscrita en la Sección Primera nº 9202
Telf. 667.51.62.40
lydiaorihuela@telefonica.net
CAMBRILS (TARRAGONA) Horas convenidas.