Moverse con Salud

Una de las principales virtudes de la condición humana es la capacidad de moverse.

Esta capacidad se debe a la funcionalidad del sistema musculoesquelético, que incluye el tejido conjuntivo, como el hueso, el cartílago, los músculos, ligamentos y tendones.

Además de su función como unidad del sistema musculoesquelético también tiene la función de proteger los órganos, apoyar la estructura y almacenar minerales (especialmente calcio y potasio), para permitir el movimiento del cuerpo y la producción de componentes de la sangre.

Las enfermedades musculoesqueléticas afectan a la calidad de vida de hombres y mujeres, sin importar si son deportistas o sedentarios.

Las enfermedades musculoesqueléticas están fuertemente asociadas con el envejecimiento. Con el paso de los años la salud musculoesquelética se ve comprometida, la densidad ósea tiende a disminuir gradualmente y las articulaciones pueden quedar rígidas y sensibles. Sin embargo, también afecta a los jóvenes debido a diversos factores tales como la obesidad, cuyo número está aumentando.

Los trastornos del sistema musculoesquelético son las principales causas de dolor crónico y discapacidad. Por lo tanto, se debe intervenir en este sistema para evitar el desarrollo de trastornos.

Los complementos alimenticios (incluyendo vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, aminoácidos, flavonoides, plantas y factores alimentarios) son las sustancias más valiosas y seguras para la prevención y el tratamiento de trastornos agudos y crónicos asociados a la mortalidad, así como problemas comunes de salud que causan malestar y discapacidad.

Los complementos utilizados con interés en la salud musculoesquelética deben: tener capacidad de protección osteoarticular, mejorar la función motora y de las alteracioes articulares osteoartrósicas, proteger las articulaciones contra el estrés oxidativo, apoyar el metabolismo óseo, así como el desarrollo y mantenimiento de las estructuras esqueléticas.

Por lo tanto, algunos de los suplementos con mayor relevancia para la Salud Osteoarticular son:

Sulfato de Glucosamina: Desempeña un papel importante en la bioquímica del cartílago, ya que es parte de la composición de las cadenas de polisacáridos del glicosaminoglicano esencial de la matriz del cartílago y líquido sinovial.

Sulfato de condroitina: Forma parte del grupo de los glicosaminoglicanos, componentes importantes de la matriz extracelular del cartílago, confiriendo propiedades mecánicas y elásticas.

Calcio: Se utiliza para el tratamiento y la prevención de niveles bajos de calcio, lo que resulta en osteoporosis, raquitismo y osteomalacia.

Por lo tanto, el uso de prácticas de vida saludables, así como de plantas y complementos alimenticios, son opciones útiles para ayudar a regular y modular procesos fisiológicos del dolor, la inflamación, el mantenimiento del hueso y el cartílago con el fin de fomentar una mayor comodidad a nivel musculoesquelético.

Ricardo Leite
Farmacéutico y Director Técnico de DietMed

Publicidad:

[pro_ad_display_adzone id=”14382″]