Mango Africano
Determinadas especies del género Irvingia, entre las que se encuentra Irvingia gabonensis (Aubry-Lecomte ex Ororke) Baillon,perteneciente a la familia Irvingiaceae, presentan gran interés, no sólo desde el punto de vista nutricional, medicinal o maderero, sino como componentes prioritarios en programas para reducir la defosteración y evitar la pérdida de biodiversidad en toda la cuenca del Congo, con las consiguientes connotaciones sociales y de desarrollo local.

Mango africano

I.gabonensis es comúnmente conocido como mango africano, mango salvaje africano, irvingia, dika (dikanut, árbol dikabread ), odika, ogbono, mango de bush o árbol iba, por nombrar algunos, ya que existen una gran variedad de nombre locales utilizados por los distintos grupos étnicos que ocupan extensas zonas de países como Angola, Guinea Ecuatorial, Gabón, Camerún o Nigeria, donde a menudo es cultivado. Su hábitat preferente se encuentra en zonas de bosque tropicales secos.

Es un árbol que puede alcanzar los 40 m de altura. Las flores son de un color blanco-amarillento, aparecen desde febrero a marzo y el fruto, casi esférico, se suele recolectar durante la temporada de lluvias, de julio a septiembre. El árbol alcanza la madurez y comienza la floración en torno a los 10-15 años, variando según la ubicación geográfica.

Presenta una madera fina y duradera. El fruto maduro es verde, el mesocarpio comestible es suave, jugoso y anaranjado y las semillas se consideran oleaginosas.

Es precisamente en las semillas de esta especie donde reside en la actualidad un mayor interés, debido a sus usos industriales y medicinales, aunque tradicionalmente también se utilizan las raíces, cortezas y hojas para tratar variados trastornos.

La corteza se suele mezclar con aceite de palma para el tratamiento de la diarrea y para reducir el periodo de lactancia.

Las virutas de la corteza del tallo son consumidas para tratar hernias, fiebre amarilla, disentería y para reducir los efectos de ciertos venenos.

La corteza presenta acción antibiótica y antifúngica, principalmente a nivel tópico, hervida también es utilizada para aliviar dolores dentales.

La tribu Mende en Sierra Leona, elabora una pasta con agua aplicándola en la piel para aliviar el dolor.

En otras partes de África, el extracto de la corteza se ingiere por su efecto analgésico.

Mango africano

Las semillas reducidas a polvo actúan como astringentes, utilizándose en casos de quemaduras. Los tallos jóvenes se utilizan a modo de palillos, masticándolos, para mantener los dientes limpios.

Las semillas constituyen una interesante fuente nutricional una vez machacadas o trituradas y transformadas en una especie de pasta o pastel denominado “pan de dinka”, en zonas de África occidental y Central, tal y como vienen realizando ancestralmente los pigmeos Baka en el sudeste de Gabón.

Una composición aproximada (%) de semillas frescas de Irvingia gabonensis var. excelsa es:

  • Humedad: 11,9
  • Grasas: 51,32
  • Carbohidratos: 26,02
  • Ceniza: 2,46
  • Proteínas: 7,42
  • Fibra: 0,86
  • Vitamina C (mg/100 mg): 9,24
  • Vitamina A (mg/100 mg): 0,63

Modificado de Ejiofor, 1994; Osagie and Odutuga, 1986

Más en detalle, las semillas de mango africano indicaron la presencia de 18 aminoácidos, además de minerales como calcio, magnesio, potasio, sodio, hierro y fósforo. Los ácidos palmítico, láurico y mirístico, constituyeron en torno al 95% del total de ácidos grasos. También se detectaron en torno a 32 compuestos volátiles.

Investigaciones sobre el mango africano revelan sus efectos beneficiosos en el tratamiento de la diabetes, sobrepeso y obesidad, entre otras potenciales utilidades.

En un estudio clínico realizado en Camerún, se administraron cápsulas que contenían 350 mg de extracto de semilla de I. gabonensis, tres cápsulas tres veces al día, media hora antes de las comidas, con un vaso de agua tibia (cantidad diaria total 3,15 g de extracto de la semilla de I. gabonensis). Los resultaron indicaron que el peso corporal promedio de los sujetos tratados con las cápsulas que contenían el extracto de semillas de I. gabonensis se redujo de manera significativa respecto al grupo placebo. También tuvieron una disminución significativa del colesterol total, colesterol LDL, triglicéridos y un aumento del HDL-colesterol.

Posteriormente a este estudio, se ha seguido evaluando más recientemente la utilidad de los extractos obtenidos a partir de semillas de I. gabonensis. En este caso, voluntarios sanos con sobrepeso y/u obesidad, divididos aleatoriamente en dos grupos recibieron 150 mg de un extracto de semillas o un placebo 2 veces al día antes de consumir alimentos. Al inicio del estudio, los sujetos fueron evaluados por los cambios en la antropometría y los parámetros metabólicos que incluyen lípidos en ayunas, glucosa en sangre, proteína C-reactiva, adiponectina y leptina.

Los resultados reflejaron mejoras significativas en el peso corporal, grasa corporal y circunferencia de la cintura, así como en el colesterol plasmático total, colesterol LDL, glucosa en sangre, proteína C-reactiva, adiponectina y leptina en el grupo tratado con el extracto, en comparación con el grupo placebo.

Estos resultados, unidos a otros realizados in vitro, ponen de manifiesto la implicación de los distintos componentes encontrados en las semillas del mango africano en distintas vías metabólicas relacionadas con el sobrepeso, la obesidad, la hiperlipidemia, la resistencia a la insulina y las enfermedades relacionadas a las mismas.

Bibliografía.

1. Ainge L, Brown N. Irvingia gabonensis and Irvingia wombolu. A State of Knowledge Report undertaken for The Central African Regional Program for the Environment. Oxford Forestry Institute. Department of Plant Sciences. University of Oxford. United Kingdom. 2001.

2. Egras A,Hamilton Lenz T, Monaghan M. An Evidence-Based Review of Fat Modifying Supplemental Weight Loss Products. J Obes. 2011; 2011: 297315.

3. Ngondi JL, Etoundi BC, Nyangono CB, Mbofung CM, Oben JE. IGOB131, a novel seed extract of the West African plant Irvingia gabonensis ,significantly reduces body weight and improves metabolic parameters in overweight humans in a randomized double-blind placebo controlled investigation. Lipids Health Dis . 2009;8:7.

4. Ngondi JL, Oben JE, Minka SR. The effect of Irvingia gabonensis seeds on body weight and blood lipids of obese subjects in Cameroon. Lipids Health Dis . 2005;4:12.

5. Ogunsina B,Koya O, Adeosun O. Deformation and fracture of dika nut (Irvingia gabonensis) under uni-axial compressive loading. Institute of Agrophysics, Polish Academy of Sciences. Nigeria, 2008.

 

José Daniel Custodio
Licenciado en Biología