Definición

Probiótico: Microorganismos vivos, que administrados en cantidades adecuadas, producen un beneficio a la salud del huésped.

Prebiótico: Son sustancias que no son digeribles y que producen un efectos beneficioso a nivel fisiológico y producen un estímulo en el crecimiento favorable o en la actividad de las bacterias autóctonas del huésped. (Son prebióticos, la oligofructosa, la inulina, la lactulosa).

Simbiótico: Hace referencia a los productos que contienen ambos, probióticos y prebióticos.

El primer científico que propuso el uso terapéutico de las bacterias del ácido láctico (probióticos) fue Elie Metchnikoff (1845-1916, ganador del Premio Nobel por su trabajo sobre los fagocitos) luego una gran cantidad de experimentos han descrito el uso de microorganismos seleccionados, principalmente pertenecientes a la familia de bacterias del ácido láctico, para la prevención o el tratamiento de varias situaciones patológicas.

Desde-las-primeras-observaciones-por-Elie-Metchnikoff-1

Su aislamiento de la leche rancia se realizó en 1878 por Lister, y más tarde también fueron aislados en el tracto intestinal. En 1889 se descubrió el Tissier Bifidobacterium spp. Y en 1900 Moro descubrió el Lactobacillu acidophilus. Según G. Reid los probióticos fueron utilizados primero para el alivio de los trastornos intestinales en 1906 por Tissier en una tesis en la Universidad de París.

Los primeros cultivos de Lactobacillus casei Shirota cepa se realizaron en 1930 por el Dr. Minoru Shirota (Fi en el Laboratorio de Microbiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Kyoto, en Japón). Este organismo fue aislado del intestino humano, (es resistente a los ácidos gástricos y biliares, por lo que puede llegar vivo al intestino a través de la ingesta o suplementación oral). En 1935, el Dr. Shirota desarrolla el “Yakult”, un producto lácteo fabricado con L. casei casei cepa Shirota. Planteó la hipótesis de que la ingesta diaria de este organismo podría promover la salud intestinal y prevenir las enfermedades, prolongando así la vida de las personas. Varios estudios han demostrado que L. casei cepa Shirota y los productos lácteos fabricados con esta cepa tiene varias actividades biológicas. Ello ha dado lugar a las cepas beneficiosas de L. casei cepa Shirota y sus productos han sido denominados “probióticos”.

Cada vez más pruebas, incluyendo los estudios en humanos apoyan el papel inmunomodulador de determinadas cepas de bacterias ácido lácticas. Después de haber adquirido el carácter de GRAS, que han entrado en el campo de la inmunorregulación de las enfermedades inflamatorias crónicas y la vacunación.

Historia de los probióticos

Ilya Ilyich Metjnikov (se le conoce como Elie Metchnikoff) fue el primer científico en describir los efectos de los probióticos, aunque la término “probióticos” en sí no fue acuñado hasta 1965. Metjnikov escribió un libro llamado “La prolongación de la vida, en el que identificó la” autointoxicación “causada por las bacterias intestinales como principal culpable en el envejecimiento humano.

Metjnikov había visto supuestamente la longevidad y la robusta salud de algunos pueblos de Europa del Este que consumían productos lácteos fermentados a diario.

Además de los pueblos europeos del Este no eran los únicos que se alimentaban con que contenían probióticos durante siglos. Los pueblos de todo el mundo han estado consumiendo productos fermentados durante siglos, como el kimchi que es de Corea, o el kumis de los nómadas de las estepas.

Cómo funciona el aparato digestivo

La digestión de los alimentos comienza en la boca, con la masticación de los alimentos que se descomponen en partículas más pequeñas lo que facilita que el alimento sea más fácil de digerir por las enzimas digestivas (incluidas las de la saliva) para poner en práctica. Los alimentos pasan por el esófago hacia el estómago, donde se combina con una mezcla altamente ácida de enzimas digestivas y ácido clorhídrico. Esta mezcla se llama “quimo”, es bombeada fuera del estómago hacia el intestino delgado, donde el quimo se combina con las enzimas pancreáticas y la bilis. Es en el intestino delgado donde desglose de las proteínas, carbohidratos y grasas concluye. La mayoría de los nutrientes son absorbidos en el intestino delgado.

Entre cuatro y seis horas después de la ingestión, lo que queda de la comida pasa al intestino grueso, también conocido como colon. Aquí, los residuos se acumulan y el agua y electrolitos son absorbidos, para luego ser eliminada ésta materia fecal sale del sistema a través del recto.

Desde-las-primeras-observaciones-por-Elie-Metchnikoff-3

La flora (microbiota intestinal) forma un ecosistema diverso y dinámico, que incluye bacterias, Archaea y Eukarya que se han adaptado a vivir en la superficie de la mucosa intestinal o dentro de la luz intestinal:

1. Estómago y duodeno
– Alojan números muy bajos de microorganismos:<103 células bacterianas por gramo de contenido fundamentalmente lactobacilos y estreptococos.
– Las secreciones ácidas, biliares, y pancreáticas suprimen la mayoría de los microbios ingeridos

2. Yeyuno e íleon
– El número de bacterias aumenta progresivamente de aproximadamente 104 células en el yeyuno a 107 células por gramo de contenido íleon distal.

3. Intestino grueso
– Densamente poblado por anaerobios: 1012 células por gramo de contenido luminal.

Muchos factores, tales como la dieta, el estrés, la toma de antibióticos e incluso el envejecimiento, pueden influir en el equilibrio de estas bacterias. El equilibrio puede cambiar a favor de los microbios benéficos (que daría lugar a un pH menor o mayor acidez, un ambiente desfavorable para patógenos), o en favor de los microorganismos perjudiciales.

Desde-las-primeras-observaciones-por-Elie-Metchnikoff-4

El gran número de microbios del tracto intestinal desempeñan un papel tanto dentro como fuera del proceso digestivo. Ayudan a completar la digestión de los componentes de los alimentos no digeridos en el intestino delgado (incluido el desglose de la lactosa o de algunas fibras no digeribles). Algunas de estas bacterias están involucradas en la producción de vitaminas.

El Dr. Robert Martindale, profesor de Cirugía en la Oregon Health and Science University, afirma que los probióticos funcionan en el tracto gastrointestinal, especialmente el de colon, por “inhibición competitiva.” Es decir, el enorme número de bacterias que crecen allí, ya sea beneficioso o perjudicial, tiene que competir para sobrevivir.

Desde-las-primeras-observaciones-por-Elie-Metchnikoff-5

Un artículo de Goran Molin en el American Journal of Clinical of Nutrition hablaba sobre el ácido láctico de los alimentos fermentados han formado parte de los hábitos alimentarios de los seres humanos desde la antigüedad. Molina añade que la fermentación del ácido láctico es un método muy simple de conservación de los alimentos que se pueden considerar como seguro, y antes de la Revolución Industrial, “se utilizó como forma de conservar en Europa, y aún se encuentra en África.” El autor señala además que la evidencia arqueológica indica el uso de la fermentación del ácido láctico en los alimentos, probablemente era de origen vegetal en primer lugar, y más tarde se aplicó a los productos lácteos.

Aplicaciones clínicas según las guias de la OMGE

A continuación se resumen las opiniones actuales sobre las aplicaciones clínicas para varios (en orden alfabético) probióticos y prebióticos

Cáncer de colon:

El estudio SYNCAN evaluó el efecto de la oligofructosa más dos cepas probióticas en pacientes en riesgo de presentar cáncer de colon. Los resultados del estudio sugieren que una preparación simbiótica puede disminuir la expresión de biomarcadores para cáncer colorectal.

Diarrea

– Tratamiento de la diarrea aguda: Se ha probado que varias cepas probióticas incluyendo L. reuteri ATCC 55730, L. rhamnosus GG, L. casei DN-114 001, y Saccharomyces cerevisiae (boulardii) sirven para reducir la severidad y duración de la diarrea infecciosa aguda en niños. La administración oral de probióticos acorta la duración de la enfermedad diarreica aguda en niños aproximadamente 1 día.

Hay varios meta análisis de ensayos clínicos controlados que muestran resultados consistentes en revisiones sistémicas, sugiriendo que los probióticos son seguros y eficaces. La evidencia que surge de los estudios en la gastroenteritis viral es más convincente que la evidencia en las infecciones bacterianas o parasitarias. Los mecanismos de acción son específicos de cada cepa: existe evidencia de eficacia de algunas cepas de lactobacios (por ejemplo, Lactobacillus casei GG y Lactobacillus reuteri ATCC 55730) y para Saccharomyces boulardii.

– Prevención de la diarrea aguda: Para la prevención de la diarrea en el adulto y en pediatría, solamente hay evidencia sugestiva que Lactobacillus GG, L. casei DN-114 001, yS. boulardii son eficaces en alguna situación específica.

– Diarrea asociada a antibioticos: En la diarrea asociada a los antibióticos existen fuertes evidencias de la eficacia de S. boulardii L. rhamnosus GG en adultos o niños que reciben antibióticos. La investigación reciente indicó la eficacia de L. casei DN-114 001 en pacientes adultos hospitalizados para la prevención de la diarrea asociada a los antibióticos y diarrea por C. difficile.

Erradicación de Helicobacter pylori

Hay varias cepas de lactobacilos y bifidobacterias, así como Bacillus clausii, que parecen reducir efectos de la adherencia de los pacientes. Hay varias cepas que demuestran eficacia en la disminución de los efectos colaterales, pero no alteran la tasa de erradicación.

Hepatoencefalopatía

Los prebióticos como la lactulosa son usados comúnmente para la prevención y el tratamiento esta complicación de la cirrosis. Se ha logrado revertir la encefalopatía hepática mínima en 50% de los pacientes tratados con un preparado simbiótico (cuatro cepas probióticas y cuatro fibras fermentables, incluyendo inulina y almidón resistente) durante 30 días.

Respuesta inmue

Existe evidencia que varias cepas probióticas y la oligofructosa prebiótica sirven para reforzar la respuesta inmune. Hay evidencia indirecta que surge de estudios destinados a evitar la enfermedad infecciosa aguda (diarrea nosocomial en niños, episodios de influenza en invierno) y estudios que analizaron las respuestas de los anticuerpos a las vacunas.

Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

-Colitis ulcerosa: La cepa probiótica de E. coli de Nissle puede ser el equivalente a mesalazina en mantener la remisión de la colitis ulcerosa. No hay estudios adecuados que permitan asegurar que haya otros preparados probióticos que sean eficaces en la colitis ulcerosa.

– Síndrome de intestino irritable (SII): Varios estudios han demostrado importantes réditos terapéuticos con probióticos en comparación con placebo. En los estudios publicados se encuentra consistentemente una reducción de la distensión abdominal y de la flatulencia como resultado de los tratamientos con probióticos; además algunas cepas pueden mejorar el dolor y dar alivio general (B. infantis 35624).

– Malabsorción de la lactosa: Streptococcus thermophilus y Lactobacillus delbrueckii subsp.Bulgaricus mejoran la digestión de la lactosa y reducen los síntomas. Esto fue confirmado en una serie de estudios controlados con individuos que consumían yogurt cultivos vivos.

– Enterocolitis necrotizante: Los ensayos clínicos han demostrado que la suplementación con probióticos reduce el riesgo de enterocolitis necrotizante en recién nacidos prematuros de menos de 33 semanas. En resumen, hay evidencias sólidas para el uso de ciertas cepas probióticas en lactantes pretérmino.

Contraindicaciones

No existen evidencias de que puedan ser nocivos usados de forma regular.

Es importante tener en cuenta que una vez abierto el frasco donde se encuentran se guarden en un lugar fresco (nevera) para evitar su deterioro.

Dedicatoria

A la memoria del Dr. Amadeo Bosch i Noguera, fallecido a los 93 años. Fue un placer y un honor poder compartir charlas con un gran hombre y mejor persona.

Bibliografía

http://www.buyprobiotics.net/education/ProBioticsForHealth/Probiotic_p01_History.shtml
http://www.thenibble.com/reviews/nutri/probiotic-food.asp
Guias practicas de la Organización Mundial de Gastroenterología (probióticos y prebióticos)

Fotos

http://mural.uv.es/ace/agentes.html
http://www.laprovincia.es/sociedad-futuro/2009/08/30/vitaminas-probioticos-dan-batalla-gripe/254277.html
http://www.candida-guide.com/probiotic-research/
http://www.science-autism.org/gutflora.htm
http://www.drnatura.es/flora_protect.php
http://alimentososkar.blogspot.com/2008/08/que-son-los-probioticos.html

Pascual Martínez
Naturópata